Temporada de béisbol Grandes Ligas 2012: mis pronósticos

Por Carlos E. Jiménez | 04 Apr 2012

¡Pley bol! Es el grito que oficialmente anuncia el inicio de una nueva temporada de béisbol en las Grandes Ligas. Es la puerta imaginaria que se abre y nos permite ver más allá de simples imágenes mentales; de planes y metas de oficina; de proyecciones estadísticas; de pronósticos bien o mal fundados; de sueños añorados. Es, en definitiva, el llamado que nos invita a ser testigos del proceso de construcción de la realidad.

El mundo de lo real, que será construido día a día en el terreno de juego durante los próximos siete meses de competición. Un mundo en el que las imágenes toman vida propia; donde los planes y metas se encuentran con obstáculos que no fueron previstos en las oficinas; que provee nuevos datos estadísticos, materia prima para nuevas proyecciones; que, a la vez que va siendo construido, va destruyendo los pronósticos de muchos; es un mundo en el que la consecución de los sueños de unos significa la frustración de los de otros.

Y así (lo voy a repetir), luego de meses de espera, se agotó el tiempo de imaginar; de planear; de proyectar; de pronosticar. Es, por fin, tiempo de vivir la realidad, que será, como siempre, amarga para unos, pero a la vez, dulce para otros.

Los jugadores, obreros dentro de las líneas de cal, serán los protagonistas de la mencionada construcción. Antes que lo hagan, permítanle a este servidor, autollamado analista, presentar sus pronósticos acerca de los resultados de lo que ellos harán.

 

Liga Nacional

La División Estees la que más calidad presenta entre las tres divisiones del viejo circuito, ya que de los cinco equipos que la conforman, cuatro se presentan con potencial para competir exitosamente y avanzar a la postemporada.

getty images

 Los Phillies buscan su sexto banderín en forma consecutiva. Los problemas de lesiones de algunos de sus principales bateadores será el principal obstáculo que tendrán que superar. Sin embargo, contar con la mejor rotación de abridores de la liga y un cuerpo de relevistas mejorado permitirá a su dirigente Charlie Manuel sortear los inconvenientes y guiar a Philadelphia a mantener la dinastía en el este. Igualmente, las lesiones son el dolor de cabeza de los Bravos, quienes tratarán de reponerse del descalabro que sufrieron al final de la temporada pasada. Si sus lanzadores abridores logran mantenerse saludables, el equipo con sede en Atlanta luchará por un puesto para los playoff.

Finalmente los Nacionales presentan un plantel con calidad para competir exitosamente. La mejora de su staff de abridores y el desarrollo de algunos de sus jugadores de posición coloca a Washington en posición de echar el pleito con éxito. Los Mets, en proceso de reconstrucción, lucen el equipo más débil en el papel; en el mejor escenario para ellos podrían competir por el tercer lugar de la división.

Los renovados Marlins, luego de un 2011 para el olvido, se presentan como los más capacitados para destronar a los Phillies. Además de un nuevo nombre, nuevo estadio y nuevo dirigente, la franquicia de Miami agregó a su plantel jugadores estrellas en cada una de las facetas del juego. Así, Ozzie Guillén contará con uno de los mejores planteles ofensivos de la liga y un cuerpo de picheo con calidad suficiente para aportar muchas victorias. Y aun así, la fragilidad de algunos de sus principales abridores, y la poca profundidad en el relevo, son factores que podrían tronchar las altas expectativas de los Marlins.

1.Phillies        2.Marlins       3.Braves        4.Nationals       5.Mets

 En la División Central habrá dos pelotones: en uno se estará compitiendo por el título divisional; mientras en el otro, la lucha será por evitar quedar en el sótano.

getty images

Los Cerveceros presentan intacto el cuerpo de lanzadores que los llevó a la cima el año pasado. En la ofensiva, Aramis Ramírez tendrá que llenar el espacio dejado por Prince Fielder: puede que no sea suficiente. Los Cardenales tendrán que salir a defender su título de campeones sin la presencia de Pujols y del exdirigente Tonny La Russa. Sin embargo, el regreso de su principal abridor Adam Wainwrigh, y un año más de experiencia  de algunos de sus principales jugadores podrían ser factores suficientes para permitirle a San Luis sobreponerse a la ausencia del dominicano y del laureado dirigente.  Los Rojos cuentan con uno de los mejores planteles ofensivos y defensivos de la liga. Su picheo abridor, talón de Aquiles del año pasado, fue mejorado. Sin embargo, la ausencia de Ryan Madson deja a Cincinnati sin un cerrador probado y con un relevo poco confiable. En este caso, la capacidad de la gerencia para agregar uno o dos brazos efectivos al cuerpo de relevistas, puede ser la diferencia para los Rojos.

En el segundo pelotón estarán los Piratas, Cachorros y Astros. Para ellos, la meta principal debe ser terminar la serie regular con registro de ganados perdidos positivo. Chicago, si cuenta con buena salud de sus principales jugadores, podría lograrlo. Pittsburgh necesitará, además de mucha salud, muchísima buena suerte; Houston, un milagro.

1.Cardenals         2.Brewers        3.Reds        4.Cubs         5.Pirates        6.Astros

 La División Oeste será  un duelo de dos. Los Cascabeles, que lograron el banderín el año pasado, presentan una escuadra joven y mejorada. Lo mismo podemos decir de los Gigantes. Arizona tiene en la producción de carreras su principal arma; San Francisco, la prevención. A mi parecer, la mejora en la capacidad ofensiva de los Gigantes será el factor decisivo.

Los Rockies tomarán esta temporada para desarrollar a sus lanzadores jóvenes. No obstante, la capacidad ofensiva de Colorado es comparable con la los mejores equipos de la liga; por eso, una actuación decente de su picheo les daría a los Rockies la oportunidad de mantenerse en contienda y la posibilidad de dar la sorpresa en el oeste. Los Esquivadores, ya con nuevos dueños, podrían redondear un plantel competitivo, pero para eso necesitarán movimientos agresivos de la gerencia, algo que podría ocurrir en los próximos meses. Los Padres tienen un plantel joven y con mucho potencial, pero necesitarán una o dos temporadas para pulir y desarrollar ese talento.

1.Giants         2.Diamondbacks      3.Rockies       4.Dodgers     5.Padres

Wild Cards: Marlins y Brewers**

Mejor récord: Phillies                   MVP: Giancarlo Stanton

Peor récord: Astros                       Cy Young: Clayton Kershaw

Campeón de la liga: Phillies     Sorpresas: Colorado (Wild Card); Madison Bumgarner (Cy Young)

**Si los Rojos adquieren los servicios de un cerrador, serían el segundo wild card, y Joey Votto ganaría el MVP.

 

Liga Americana

La División Este, como siempre, presenta el atractivo de la rivalidad New York-Boston. La gerencia de los Yanquis hizo los movimientos necesarios para presentar un mejor equipo que el que ganó el banderín la estación pasada. Así, el conjunto volverá a ser una de las mejores artillerías ofensivas de todo el béisbol; volverá a contar con el mejor cuerpo de relevistas de la liga; y, ahora, presentará una rotación de abridores de mucha calidad y profundidad.

Las Rayas, empecinados en intervenir en la gran rivalidad, tienen como punto fuerte la capacidad de prevenir carreras, gracias a la combinación de una rotación de lanzadores jóvenes y de demostrada calidad, y una de las mejores defensas del joven circuito. El juego agresivo de su dirigente Joe Maddon volverá a ser un factor clave en generar la producción de carreras necesaria para competir exitosamente. El aspecto preocupante del equipo de Tampa es su relevo, falto de profundidad y de un cerrador confiable. Los Medias Rojas volverán a ser líderes de anotación. No obstante, el equipo ya no cuenta con el relevo altamente confiable que presentó en los últimos años. El éxito del equipo dependerá de cuán saludables se mantengan sus lanzadores abridores; en este sentido, un poco de mala suerte y de nuevo habrá decepción en Boston.

Los Azulejos podrían dar la sorpresa del año, si es que finalmente sus abridores jóvenes llenan las expectativas. De no ser así, veremos a Toronto con su historia frecuente del amagar y no dar. Los Orioles, unos de los peores equipos de las mayores, y, para colmo, en la división de más calidad. Para Baltimore, la buena noticia es que ellos podrían dar la sorpresa del siglo; la mala: que eso no pasará.

1.Yankees     2.Red Sox      3.Rays      4.Blue Jays      5.Orioles

 En la División Central, todo lo que no sea felino será sorpresa. Los bates de los Tigres producirán tanto como para borrar sus desaciertos con el guante. La rotación de picheo no requerirá de otra soberbia temporada de Justin Verlander; ni de una inmaculada labor de José Valverde. Aún con mala fortuna, el conjunto de Detroit deberá permanecer luchando por el banderín.

Los Indios, en el papel, parece ser el equipo más capaz de rivalizar con la tropa de Jim Leyland, solo que estos, contrario a aquéllos, necesitarán de la buena suerte, que últimamente los ha abandonado, para mantenerse como contendores. Los Medias Blancas, un equipo con pocas luces, requerirán un improbable renacer de Jake Peave, Adam Dunn y Alex Ríos para poder competir.

La joven ofensiva de los Reales será suficientemente buena como para garantizar, por sí sola, una buena cantidad de victorias. Sin embargo, su picheo parece ser lo extremadamente malo como para ser responsables de otras tantas derrotas. Los Mellizos esperan contar con un renacer ofensivo que los devuelva a la competición. Aun con eso, la inferior calidad del cuerpo de lanzadores será el factor que impida el ascenso de Minnesotta.

1.Tigers       2.Indians       3.White Sox       4.Royals        5.Twins

 La División Oeste cuenta con dos de los mejores equipos de las Grandes Ligas. Los Vigilantes son un conjunto que presenta profundidad en cada una de las facetas del juego. Tanto así, que aun si fracasara el proceso de Neftalí Feliz como abridor, las adiciones de Yu Darvish y Joe Nathan no llenaran las expectativas, y aparecieran los frecuentes lesiones de algunos de sus jugadores estelares, Texas se mantendría como un equipo contendor.

Los Angelinos también presentan gran calidad, aunque su capacidad ofensiva es muy susceptible a la salida inesperada de alguno de sus principales bateadores. No obstante, la rotación abridora, discutiblemente la mejor de todo el béisbol, es la principal arma de Anaheim. Además,  la excelente defensa y un cuerpo de relevistas de mucha profundidad hacen de los Angels verdaderos contendores al título en el oeste. Los Atléticos, franquicia en proceso de restructuración, no tienen la calidad para competir con los dos arriba; y, sumado a esta realidad, están los problemas de lesión de algunos sus abridores. Los Marineros rivalizarán con Oakland por el tercer puesto de la división. El equipo de Seattle podría mejorar un poco los resultados ofensivos de las últimas temporadas; sin embargo, los problemas del picheo de los Atléticos es lo que decidirá esa batalla.

1.Rangers      2.Angels        3.Mariners        4.Athletics

Wild Cards: Angels y Red Sox

Mejor récord: Tigers                          MVP: Miguel Cabrera

Peor récord: Orioles                            Cy Young: Jered Weaver

Campeón de la liga: Anaheim        Sorpresas: Toronto (Wild Card); Yu Darvish (Cy Young)

 Y así (se los dije), luego de meses de espera, se agotó el tiempo de imaginar y pronosticar. Es, por fin, tiempo de vivir la realidad; de disfrutar el espectáculo en el que los protagonistas destruyen nuestros pronósticos; y de continuar soñando, porque siempre será permitido soñar, aun cuando ya hayamos escuchado el grito de ¡Pley bol!