#SiguiendoElClasicoRD

El tinte rubio no impidió que Estados Unidos se proclamen Campeones del Clásico Mundial de Béisbol 2017

Puerto Rico fracaso en su intento de igualar con Dominicana como país invicto en el Clásico Mundial de Béisbol.

Con sus bates silenciados en la final, los puertorriqueños sucumbieron el miércoles 8-0 ante Estados Unidos y por segunda edición seguida debieron conformarse con el subcampeonato.

Luego de cuatro fallidos intentos, el anfitrión Estados Unidos se adjudicó el título por primera vez.

Marcus Stroman lanzó seis innings en blanco e Ian Kinsler bateó un jonrón de dos carreras para liderar la contundente victoria estadounidense.

Puerto Rico perdió por primera vez en ocho partidos en esta edición y superar a sus rivales con un marcador global de 55-26, los boricuas apenas pudieron dar tres hits en la final que se le puso a contra corriente con el jonrón de Kinsler en el tercer inning.

También acabaron derrotados en el duelo por el título hace cuatro años, frente a la República Dominicana.

Pero Francisco Lindor, Carlos Correa y Javier Báez -tres jugadores cuyas carreras apenas despuntan- les ilusionan para futuras ediciones.

“Este es un equipo joven que en los próximos 3 Clásicos dará mucho que hablar”, dijo el manager boricua Edwin Rodríguez.

“Yo me siento muy orgulloso por este equipo y todo Puerto Rico también por este equipo joven, que tiene un gran futuro”, añadió. “Levantamos ese ánimo colectivo en tiempos difíciles en Puerto Rico”.

A diferencia del partido en la segunda ronda en San Diego, cuando el derecho Marcus Stroman permitió seis hits seguidos antes de sacar el primer out, esta vez se presentó imbateable y silenció por seis entradas a la tanda más productiva a lo largo de todo el certamen.

El partido tenía su dosis de morbo, pues Stroman, hijo de puertorriqueña, podía haber lanzado por cualquiera de los dos equipos y recientemente se quejó del acoso sufrido por su madre en las redes sociales por su decisión de jugar con Estados Unidos.

El serpentinero de los Azulejos de Toronto realizó 73 pitcheos, propinó tres ponches y en los primeros seis capítulos enfrentó al mínimo posible de 18 bateadores.Salió en el séptimo, cuando Ángel Pagán le abrió con doblete, primer hit de la noche de la escuadra boricua.

Pagán se quedó a la espera del batazo remolcador, cuando Sam Dyson, primer relevista utilizado por el manager Jim Leyland, ponchó a Carlos Correa y a Carlos Beltrán. El juego fue una repetición del duelo entre Stroman y Seth Lugo, ganador del juego del viernes pasado.

Tras dos innings en blanco, Ian Kinsler le puso números a la pizarra, al sacar la pelota por el jardín central, batazo que encontró a Jonathan Lucroy en primera por imparable.

Dos entradas más tarde, en el comienzo del quinto, los estadounidenses volvieron a la carga y anotaron dos más, remolcadas por imparables de Christian Yelich y Andrew McCutchen y enviar a las duchas a Lugo, quien se fue con cuatro limpias y cinco hits en cuatro episodios (no sacó outs en el quinto), a pesar de propinar siete abanicados.

Estados Unidos sentenció el choque en el séptimo, cuando después de dos outs el relevista José Berrios llenó las bases y cedió el montículo al veterano zurdo J.C. Romero. Brandon Crawford lo recibió con cepillazo al medio que trajo dos más al plato y después de otro cambio de pitchers, Giancarlo Stanton, quien llegó a eslabonar una cadena de cinco ponches en fila ante Japón y Puerto Rico, le sonó cañonazo al diestro Hiram Burgos, para la tercera del inning.

Y si no bastaba con esas, los nuevos campeones añadieron otra en el octavo, al combinar sencillos seguidos de Nolan Arenado, Eric Hosmer y McCutchen y error en tiro de Javier Báez.David Robertson sacó los tres outs del noveno para desatar la celebración en un Dodger Stadium abarrotado por 51,565 fanáticos, la mayor asistencia para un partido en la historia de los Clásicos Mundiales.

Click para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top