NBA

Los Cavaliers imponen su ley ante los Celtics

Los dos días mágicos de Boston, ganando en el séptimo partido su serie ante Washington y llevándose el número 1 del draft en la lotería, terminaron ante el jugador más en forma de la NBA. Otro descomunal partido de LeBron James, perfectamente apoyado por Kevin Love y Tristan Thompson, dio un claro triunfo a los Cavaliers por 117-104, solo maquillado al final en los minutos basura. Pese a no tener el mejor balance de victorias de la temporada regular, el Este sigue siendo el reinado de un jugador.

Descanso agradecido

El óxido que podía afectar a los Cavaliers tras 9 días sin competir al máximo nivel no se notaba. Tristan Thompson (20 puntos, récord de carrera en playoffs, y 9 rebotes) se aprovechaba de la debilidad interior de Boston. El equipo verde, tras dos días de emociones fuertes, salían con el punto de mira desviado, incluso en tiros abiertos, viendo como la diferencia se iba a más allá de los 10 puntos tras 7 minutos de partido. El principal culpable: LeBron James.

El alero salió con un hambre especial, desarrollada tras más de una semana sin partido oficial. Sus entradas a canasta rasgaban sin remedio la defensa de Boston. Sus 15 puntos en el primer cuarto, con un 7/7 en la pintura, dañaron casi de muerte a los Celtics, donde Kelly Olynyk (2 puntos, con 1/6 en tiros de campo) había perdido rápidamente la magia del partido anterior ante Washington. Isaiah Thomas, quien terminó con 17 puntos (7/19 en tiros de campo) y 10 asistencias nunca pudo tomar el contról del partido, siendo Jae Crowder y Avery Bradley (21 puntos cada uno) los Celtics más efectivos de cara al aro.

El equipo de Brad Stevens ni siquiera podía aprovechar los minutos de descanso de los Cavs, pagando un terrible acierto alguno en ataque, particularmente desde la línea de tres puntos. En este escenario, LeBron James tomaba un papel más secundario, mientras Kevin Love (32 puntos, también su máximo en partido de playoffs, y 12 rebotes) se aprovechaba del mal momento de su rival. A mediados del segundo cuarto, la diferencia ya había sobrepasado los 20 puntos.

Como consuelo, Boston encontraba un sólido partido de Jaylen Brown (10 puntos, con 5/7 en tiros de campo, y 9 rebotes), quien hasta al menos el próximo mes aguanta la consderación de mayor promesa de la franquicia. Pero el 39-61 al descanso no dejaba demasiado espacio para discutir qué equipo estaba dominando el partido.

El panorama no cambiaba tras el descanso, pese a la salida de Kelly Olynyk para iniciar la segunda mitad, quizás para invocar los espíritus del reciente Game 7 contra Washington. LeBron James seguía dominando en el hogar de los Celtics como solo las leyendas han hecho a estas alturas de la temporada. Y Kevin Love, a veces desaparecido en el resto de los playoffs, alcanzaba su mejor anotación en post-temporada en solo tres cuartos.

Una pequeña batalla de palabras y empujones entre Marcus Smart y Tristan Thompson animaba al TD Garden. La diferencia se había reducido a 17 puntos al final del tercer cuarto, suficiente para que al menos hubiera un cierto aire de competitividad en Boston. Pero esta resistencia extra no hizo más que alargar la presencia en cancha de LeBron James, quien terminaría con 38 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias. La estrella de los Cavs lograba superar así por séptimo partido consecutivo los 30 puntos. Desde Kareem Abdul-Jabbar en 1970, nadie lo había logrado en unos mismos playoffs.

 

Click para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top