NBA

“El 98% de las jugadoras de la WNBA son lesbianas y sufrí acoso por ser heterosexual”

Acoso, homofobia, insultos… la denuncia de Brittney Griner tras reconocer su homosexualidad

Wiggins, la Magic Johnson que lucha por su padre

Candice Wiggins, estrella universitaria de Stanford que se retiró del baloncesto profesional el pasado año, afirmó que fue blanco de acoso durante una carrera de ocho años de la WNBA, porque era heterosexual.

Wiggins, que cumplió los 30 la pasada semana, describió de “muy, muy dañina” la cultura de la WNBA en una entrevista para el San Diego Union-Tribune.

Acoso, homofobia, insultos… la denuncia de Brittney Griner tras reconocer su homosexualidad

“La WNBA no fueron precisamente mis sueños cumplidos, sino todo lo contrario, decía Wiggins, quien se retiró en marzo, rechazando una extensión de su contrato con las New York Liberty. “Me hubiera gustado jugar un par de temporadas más, pero no era aconsejable por mi estado mental”.

“Tenía una fuerte depresión. Fue muy duro. No me gustaba la cultura de la WNBA, habían aniquilado nuestros valores. Era muy tóxica para mí. Me estaban rompiendo el espíritu”.

Aunque sufrió una grave lesión en el tendón de Aquiles en 2010, ese no fue su principal problema en un Liga que, según ella, está formada predominantemente de mujeres homosexuales.

Delle Donne, la MVP de la WNBA, se declara homosexual

“Para mí fue terrible ser heterosexual y proclamarlo. Yo d?ría que el 98% de las jugadoras de la WNBA son lesbianas y hay muchas reglas no escritas que ellas hacen que se cumplan”.

“Hay muchos celos y mucha competitividad”, seguía Wiggins y se peleaba mucho por migajas. Mi forma de mirar o de jugar, todo eso contribuía a crear tensión”.

“La gente trataba de dañarme de forma deliberada. Nunca fui insultada más en mi vida que en mi año de rookie. El mensaje era: ‘Queremos que sepas que no nos gustas”.

“Se llegó a un punto en el que se comparaban tanto con los hombres que eran reflejo de los hombres”, decía. “Mucha gente piensa en esa Liga que tienes que parecer un hombre, jugar como un hombre para obtener respeto. Yo pensaba lo contrario. Estaba orgullosa de ser una mujer, y por eso no encajaba en esa cultura”.

“Nadie se preocupa de la WNBA”, denuncia Wiggins. “La audiencia es mínima. Las ventas de entradas son muy bajas, incluso las regalan y la gente no viene”.

Wiggins, que afirmó que está escribiendo sus memorias llamadas, ‘los diarios de la WNBA’, dijo que no pretendía ahuyentar con sus denuncias a las jugadoras jóvenes de la WNBA.

“Es importante que se entienda esto: No tengo enemigos en mi vida”, sentencia Wiggins. “Todo y todos están perdonados. Al final, todo esto me ha hecho más fuerte. No trato de aplastar los sueños o aspiraciones de nadie de querer jugar en la WNBA. Quiero que todo vaya bien, pero, al mismo tiempo, es importante que sea honesta en mis reflexiones”.

 

Click para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top