Futbol

Se calienta el Mundial de Fútbol 2018

La Copa del Mundo está a la vuelta de la esquina y el Departamento de Innovación Tecnológica de la FIFA está trabajando a tope para que no haya fallas en la utilización del VAR durante el torneo.

En estos momentos no todos están convencidos de las bondades del sistema de videoarbitraje y un error en el Mundial es lo que menos se desea, por el bien del fútbol.

En su corta vida el VAR ha tenido tanto aciertos como desaciertos y es por eso que se ultiman los detalles para que no existan problemas técnicos como la “congelación” de la imagen o no encontrar el ángulo adecuado para la jugada.

Sin embargo, el mayor problema puede venir del equipo de árbitros encargados de revisar la jugada, quienes a pesar de contar con esta tecnología tendrán que de decidir en segundos si la jugada debe ser revisada por el árbitro principal.

Hay que recordar que para eso suceda debe ser algo evidente y notorio y el VAR contempla únicamente cuatro supuestos: goles, penaltis, rojas directas y errores de identidad; siempre después de que el árbitro principal haya resuelto sobre la acción y el juego se haya reanudado.

El presidente de la FIFA Gianni Infantino confía en el presidente de la comisión de árbitros Pierluigi Collina para implementar en Rusia el uso del “Video Assistant Referee”.

“Queremos es ayudar a que el árbitro tenga una ayuda más cuando tiene que tomar decisiones importantes”, dijo Infantino en Bogotá el 16 de marzo tras anunciar su uso para el Mundial 2018. “No es posible que todo el mundo en el estadio o en su casa sepa en segundos si el árbitro cometió un error grave y el único que no lo sepa sea el propio árbitro”.

Se espera que el uso del VAR reduzca los errores arbitrales graves del 93 al 99 por ciento o sea pasar de un error grave cada tres partidos a uno cada 19, perdiendo solo uno dos minutos por encuentro.

Pero igual tendrá que actuar con prontitud para no quitarle la salsa al fútbol. Eso de que cada vez que anoten tengan que esperar para ver si es válido mata la emoción.

Veamos solo dos situaciones: la primera un fuera de juego y la segunda una mano en el área que terminan en gol y que por tanto entra de oficio el VAR.

Digamos que el fuera de juego fue por unos dos o tres centímetros. En la realidad eso es tan poco significativo que se considera que el hombre está “en línea”. El espíritu de la regla es evitar que un hombre esté “palomeando” o sea estar más adelantado para sacar una clara ventaja sobre el defensor.

Este hombre adelantado por uno, dos, tres centímetros no saca esa ventaja y es “criminal” que el VAR, con toda su precisión tecnológica, incluso congelando la imagen, le anule el gol.

En la mano la cosa se complica pues aunque es más fácil precisar que el jugador tocó el balón con la misma, juzgar la intención es mucho más complicado. El espíritu de la regla es evitar que el jugador la toque deliberadamente y no castiga al jugador cuando este simplemente la toca por un lance natural del juego.

Aparte de los posibles problemas tecnológicos y su complicada aplicación, solo 13 países lo usan. Los experimentos en la Copa Confederaciones y el Mundial de Clubes no fueron buenos. Ojalá esta vez lo sea.

Por último solo se espera que este grupo arbitral en la sala de operaciones del video (VOR) sea muy eficiente y que solo sugiera, y no influencie la decisión del colegiado del encuentro. Que el VAR sea una ayuda y no el árbitro en sí.

 

Click para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »