Mundial Fútbol Rusia 2018

Datos más allá del fútbol de Argentina e Islandia, su cultura e idiosincrasia

Argentina es el país sudamericano más visitado, suena a Carlos Gardel y se saborea como un buen asado, pero no solo seduce por lo cultural y gastronómico.

Alberga una de las maravillas naturales del mundo (Cataratas del Iguazú) y en su territorio se encuentra el punto más alto de todo el hemisferio sur.

Estas son algunas curiosidades del país rioplatense:

– ¿TE VENÍS A TOMAR UNOS MATES?

Los argentinos siguen a rajatabla la costumbre de ‘matear’. Fue adquirida de los antiguos habitantes de América del Sur (antiguos guaraníes), que usaban las hojas de la planta de yerba mate para fabricar esta bebida.

El mate es símbolo de reunión y de amistad, empareja clases sociales y genera una genuina comunicación entre las personas que se juntan a tomarlo. El primer mate es muy amargo y en general no se convida sino que lo toma el cebador por amabilidad.

– LA VIDA ES TANGO

En las zonas más desfavorecidas de Buenos Aires y de la convivencia entre personas de origen africano, indígenas y caribeños surgió el tango, un baile sensual y pasional que se ha convertido en uno de los grandes atractivos culturales de Argentina.

Carlos Gardel es el cantante más reconocido de este género en un país que asimismo presume de la figura de Jorge Luis Borges, uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX.

La religión tiene también un gran peso en la vida de los argentinos, no en vano, el primer Papa latinoamericano (Jorge Mario Bergoglio ‘Francisco’) es de su nacionalidad. El país también acoge a una de las comunidades judías más grandes del mundo.

– TODA LA CARNE AL ASADOR

El manjar por excelencia en Argentina es el asado, por la calidad y el sabor de la carne, cuidadosamente cortada para que el resultado sea único. En las reuniones familiares o de amigos es costumbre asar en la parrilla distintos cortes de carne de vaca, siendo el “bife de chorizo” el más destacado.

En la región es muy popular el “choripan”, un sandwich de chorizo que, acompañado de vino o coca, pasa a ser una comida rápida y común en cualquier parrilla o puesto callejero.

– ESPAÑOL RIOPLATENSE

El hablar de los argentinos, con acentuaciones distintas al idioma madre español, fue reconocido por la RAE y se llama “español rioplatense”. Solo se habla en Argentina y Uruguay, dos países hermanos separados por el Río de la Plata, el más ancho del mundo.

En Argentina se sitúa también el punto más alto de todo el hemisferio sur (Aconcagua, 6.959 metros) y la depresión más profunda de toda América (La Laguna del Carbón, 105 metros bajo el mar) amén de una de las maravillas naturales del mundo, las vistosas Cataratas del Iguazú.

– UNA DELICIA DE AZÚCAR Y LECHE

La gran mayoría de visitantes extranjeros abandonan Argentina con al menos un tarrón de dulce de leche, una delicia preparada con leche y azúcar que se suele consumir untada.

Su origen, según el relato popular, se remonta a 1800.

Una criada del gobernador de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas estaba hirviendo leche con azúcar para la merienda, pero tenía tantas actividades que se descuidó y se le quemó la leche.

Se formó una melaza extraña de color marrón claro y la criada lo presentó como un nuevo dulce. Su aceptación fue inmediata.

Los ojos del fútbol viran por primera vez en un Mundial hacia Islandia, ese pequeño país europeo próximo al polo que ha desafiado la tradición y la lógica para situar a su selección de fútbol entre las 32 mejores del globo terráqueo.

Con poco más de 330.000 habitantes, Islandia es conocida por sus auroras boreales, playas de arena negra, géiseres o yacimientos arqueológicos.

Estas son algunas curiosidades de este singular territorio vikingo:

– EL NÚMERO DE OVEJAS DUPLICA EL NÚMERO DE HABITANTES

En Islandia conviven apenas 332.000 personas. Ese registro le convierte en el país con menor número de habitantes que logra la clasificación para un Mundial de fútbol.

El número de ovejas que pastan en la isla es dos veces mayor. Se cuentan dos ovejas por cada habitante.

– NO BASTA CON UN PAPA NÖEL. ¡ISLANDIA TIENE TRECE!

La versión de Santa Claus o Papa Nöel en Islandia es muy particular. Del 12 de diciembre hasta el día de Nochebuena, trece “amigos de la Navidad” -conocidos como ‘jólasveinar’- visitan las casas para dejar regalos o castigos en los zapatos que los niños acomodan en las ventanas. Estos diminutos troles emprenden el viaje de regreso a las montañas el día de Navidad.

– UNA MEDIANOCHE SOLEADA

La isla de Grimsey, al norte del país, disfruta del sol de medianoche en el periodo estival. Durante la estación veraniega, la luz del sol es continuada en gran parte del país.

Esta situación contrasta con los meses de noviembre, diciembre y enero, cuando hay apenas tres o cuatro horas de luz.

– UNA AMPLITUD TÉRMICA DE 40 GRADOS

En el año 1918 fue registrada en la localidad de Grimsstadir, ubicada al noreste de la isla, la temperatura más baja (-37ºC) en Islandia, aunque en la actualidad los inviernos no suelen ser tan gélidos. La media es de -3ºC, si bien en los puntos más fríos el mercurio puede caer hasta los -20.

En verano el clima es suave y entre mayo y septiembre lo habitual es que las temperaturas oscilen entre los 14 y 20 grados Celsius.

– EL BELLO ESPECTÁCULO DE LAS AURORAS BOREALES

240 de las 365 noches del año, el cielo islandés se tiñe de color por el fenómeno de las auroras boreales, uno de sus principales atractivos turísticos, además de sus aguas termales, géiseres, fumarolas o volcanes.

Click para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »