Football Colegial

¿Podrá terminar LSU con el dominio de Alabama?

Una de las rivalidades más intensas del fútbol americano colegial vivirá un nuevo capítulo la tarde del sábado en el que apunta a ser uno de los partidos de la temporada: el número 2 de la nación, LSU, viaja a Tuscaloosa para medirse al número 3, Alabama.

Dicen que para que haya rivalidad, es necesario que ambos equipos ganen y en el enfrentamiento entre Tigers y Tide, la balanza ha estado claramente a favor de Alabama. Los últimos ocho partidos fueron ganados por los dirigidos por Nick Saban, en promedio por 16.25 puntos, con solo dos partidos con diferencia de un dígito.

Las 8 victorias en fila de Alabama ante LSU

  1. 2018: Alabama 29-0 LSU
  2. 2017: LSU 10-24 Alabama
  3. 2016: Alabama 10-0 LSU
  4. 2015: LSU 16-30 Alabama
  5. 2014: Alabama 20-13 LSU (tiempo extra)
  6. 2013: LSU 17-38 Alabama
  7. 2012: Alabama 21-17 LSU
  8. Campeonato Nacional 2012: Alabama 21-0 LSU

2019 podría ser el año que termine la segunda mayor cantidad de victorias en esta rivalidad (Bama, 11, de 1971 a 1981). Alabama es favorito por apenas seis puntos en el este encuentro, que será el décimo tercer partido consecutivo en que ambos equipos llegan rankeados entre los mejores 25 y el quinto cuando estén ambos programas entre los mejores 5.

Las razones: LSU parece finalmente tener una ofensiva que pueda competirle a la defensa de Nick Saban. En el pasado, pese a tener talento en prácticamente todas las posiciones para ir frente a frente con Alabama, el quarterback quedaba a deber. La lista de los Tigers no es nada halagadora: Jarrett Lee, Jordan Jefferson, Zach Mettenberger, Anthony Jennings, Brandon Harris y Danny Etling. Entra Joe Burrow.

Si bien Burrow ya jugó ante Alabama en 2018 y completó poco más de la mitad de sus pases (18 de 35 para 184 yardas, 1 intercepción), parece ser la solución a estos problemas ofensivos de los Tigers. El ataque, rediseñado por el exasistente de los New Orleans Saints, Joe Brady, que tiene a Burrow segundo en la nación con 2,805 yardas por pase, ya rompió la marca de touchdowns en una temporada para los Tigers en apenas ocho partidos y LSU está entre los cinco mejores en yardas y puntos pese a tener duelos ante dos defensas sólidas como Florida y Auburn.

Esa es la mayor esperanza para LSU, que se junta con que la defensa de Alabama es ‘humana’ esta temporada: son 21 en yardas por partido y 9 en puntos, que no tiene la profundidad ni experiencia de años previos (siete de sus mejores 15 tackleadores de 2018 no están este año, por lesión, ir a la NFL o fin de elegibilidad), pese a seguir teniendo talento NFL con Trevon Diggs, Patrick Surtain Jr. y Raekwon Davis.

Del otro lado del balón, la defensa de LSU ha tenido, pese a las derrotas, relativo éxito ante Alabama y este año, la línea del Tide no es tan dominante (#64 en yardas por tierra, con 168 por partido) y si bien tienen un cuerpo de receptores que irán a la NFL (Jerry Jeudy, Henry Ruggs III, DeVonta Smith y Jaylen Waddle), el problema está bajo centro por la lesión de Tua Tagovailoa.

El quarterback titular de Alabama salió con un problema de tobillo hace tres semanas ante Tennessee y se perdió el duelo ante Arkansas tras ser sometido a una cirugía. Diversos reportes apuntan a que estará listo, pero veremos si tiene la movilidad que le caracteriza y si no le afecta a su mecánica. De no estar al cien, LSU aumenta sus posibilidades y podría conseguir su primera victoria en esta rivalidad desde 2011, cuando ganaron 9-6 en Tuscaloosa en el que fuera bautizado como el Partido del Siglo.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »