cambio

Portland Trail Blazers buscan cambio

La franquicia de Oregon afronta el cierre del mercado de traspasos con la necesidad imperiosa de moverse para corregir su flácida temporada

Se acerca el deadline de traspasos y un candidato a hiperactividad permanente en los despachos se encuentra en los Portland Trail Blazers. Su temporada está en las antípodas de lo que esperaban en Oregon después de haber tocado final de conferencia el pasado curso (cayendo 4-0 ante los Warriors). El desaguisado es tal que en el presente ejercicio no figuran ni en posición de playoffs; son undécimos (16-24) en el embotellado Oeste. Y lo peor es que no hay visos de mejora después de ocho derrotas en las últimas diez citas. Alarma y de las gordas en Portland. Toca actuar sin dilación.

Un despropósito detrás de otro en las primeras semanas (5-12) y la posterior tracción a remolque todo el curso anticipaban que algo no se había hecho a derechas durante el verano. Aun habiendo llegado tan lejos en 2019, las oficinas de Portland no vieron problema en deshacerse de hasta ocho jugadores de los 13 que más minutos disputaban la pasada campaña. Las bajas que más daño hicieron fueron quizá las de perfiles como Al-Farouq Aminu o Maurice Harkless; aleros altos, fuertes, móviles, versátiles y defensivos que aportaban toda la fuerza y equilibrio necesarios para que Damian Lillard y C.J. McCollum pudieran volar los fuegos artificiales.

Se la jugaron, mucho, el pasado verano los Blazers con contrataciones arriesgadas. Jugadores que no habían mostrado demasiado en los últimos años o que venían de temporadas ‘reguleras’: Kent Bazemore, Mario Hezonja, Anthony Tolliver o Hassan Whiteside. Y para colmo, les habían maltratado las lesiones, con Jusuf Nurkic, Rodney Hood o Zach Collins fuera de combate.

La cuestión es que los Blazers empezaron la temporada desangrándose atrás. La defensa era el origen de todos sus achaques, que luego continuaban por un ataque menos fluido y acertado que en el pasado ejercicio. La cosa no ha mejorado y el equipo de Terry Stotts sigue sin teclear el comando indicado: es el séptimo con peor defensa cada 100 posesiones (111,8).

La llegada de Carmelo Anthony no ha estado mal, para él sobre todo, pero tampoco ha servido para ahuyentar el mal endémico. Así, la situación actual de los Blazers les convierte en un arma potencialmente inflamable en el final del mercado de traspasos. Tienen que mover ficha(s) y seguramente lo hagan.

Whiteside y Bazemore

Una de las preguntas clave ahora mismo es qué rama del árbol agitar para intentar mejorar el resto. La única pieza innegociable parece Lillard, y el resto podrían tener mayor o menor valor en el escaparate; pero disponibles estarían todos los demás.

Dos respuestas fáciles resultan Hassan Whiteside y Kent Bazemore. El pívot viene rindiendo de manera acertada en las últimas fechas pero, como el del alero, posee un contrato que caduca en junio, expiring, y por ello altamente traspasable. Más si cabe dado que el experimento de esta temporada no ha funcionado en Portland y hay necesidad de mejoras urgentes para al menos salvar el año alcanzando los playoffs.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »