Destacado

Sidney Crosby, nunca dejará de ser Sidney Crosby

Sidney Crosby, siempre será Sidney Crosby, y por ende, siempre hará cosas que haría Sidney Crosby dentro del hielo.

Y es que el perico donde quiera es verde, por lo que, ‘por eso’ y mil razones más es que con el paso firme que traían los Pittsburgh Penguins, previo a su recuperación total, ante su retorno, era de ponerse a temblar.

Por lo menos sus rivales o marcas personales dentro del tundra y por ende, todo aquel, que con él, enfrentara a su equipo.
A temblar, porque estaba por llegar su redención ante el mundo del ‘Vals sobre el tundra’.

A temblar porque, regresaba el ‘hijo pródigo’.

Uno que no solamente llegó de la mano de goles y puntos, sino además de un juego totalmente excepcional.

Y es que volvió como si jamás se hubiese ido. Como que el tiempo, se hubiese congelado o pausado -en algún tramo- mientras los suyos se mantuvieron a flote sin él.

O como él mismo lo parafraseó, tras el triunfo ante Detroit Red Wings del viernes por la noche,» Sólo era cuestión que pusiera mi stick sobre el hielo’.

Y así fue, en efecto.

IMPRESIONANTE, CREÍBLE

«Es impresionante. Para muchos, siempre hay un período de tiempo de transición entre lesión y recuperación para ponerse a ritmo y al día con el juego y el tempo de la NHL», dijo su entrenador en jefe, Mike Sullivan.

«Sidney se perdió un buen tramo (de la temporada regular). Pero si me preguntas que si estoy extrañado o sorprendido (por su arrollador retorno), la respuesta sería que no, pues conozco su talento y su ética de trabajo y sé cómo ha trabajado para ponerse en la situación y condición en la que está y por ende, en el puesto que ocupa en nuestra alineación», subrayó Mike Sullivan, luego de ver el impresionante nivel de Crosby, tras su retorno de una lesión muscular que requirió cirugía y un buen tiempo de recuperación.

Y es que Sullivan tiene razón, pues desde su retorno en un partido en el cual se apuntó cuatro puntos, a otro, días después, y donde lo ganó en la prorroga ante Detroit, aquellas dudas o interrogantes que algún día existieron -entre expertos, periodistas, jugadores y hasta técnicos- sobre cómo y dónde y con quien lo alinearían ante su retorno desvanecieron por total.

Sí, aún tras el máximo esfuerzo que sus compañeros realizaron en su ausencia.

‘INQUIETUD RESUELTA’

Y es que los Penguins lograron responder a la gran interrogante de «¿con quién va a jugar Crosby ante su retorno?
Duda que pesó y mucho dentro del vestidor y alrededores de Pittsburgh, donde no se sabía con certeza si podría incluso jugar entre ¿Jared McCann y Dominik Simon?

Algo que quedó resuelto en cuestión de minutos, luego que de que Crosby produjera resultados inmediatos en su sonado retorno ante el Minnesota Wild.

Razón por la cual la gran interrogante ahora no corre ni pesa alrededor del retorno de Sidney Crosby, o su etapa de ‘rehabilitación’, recuperación o como le quieran llamar, sino entorno a lo que el equipo entero, completo y en conjunto, haga de aquí al final de la temporada regular.

Específicamente ante rivales de la talla de los actuales líderes absolutos dentro de la NHL, los Washington Capitals, a quienes -en plena recta final de la temporada y tras el All Star Break – se medirán de forma directa dos veces en febrero, para luego enfrentarlos dos veces más en el mes de marzo. Sí, justo antes de los Playoffs y en cuatro ‘finales’, por lo menos para ambos.

La única diferencia siendo ahora que, lo harán con la confianza que les da Crosby dentro del hielo y en su vestidor, que se perdió 28 juegos desde su cirugía el pasado 9 de diciembre, y lapso en el cual, Pittsburgh acumuló una foja -justa por las circunstancias bajo las cuales jugaron, cuando el equipo era un legítimo hospital- de 18-6-4, manteniéndose en la cabeza de serie de playoffs como No. 2 en la División Metropolitana y entre el Top 5 de la NHL.

Todo, a base de ‘simpleza y consistencia’, como lo dijo Sidney Crosby, prometiendo además que, «no sería demasiado elegante» con la esperanza de mantener la identidad desinteresada y diligente que los Penguins tallaron en su ausencia.

«Nuestra consistencia ha estado allí», dijo Crosby. «Solo tenemos que mantenerlo simple.»

¿Y para qué desobedecer o cambiar de esquemas? Si al final de cuentas, Sidney Crosby, siempre será Sidney Crosby, y por ende, siempre hará cosas que haría Sidney Crosby dentro del hielo.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »