Futbol

David Beckham, el hombre que hizo de su cuerpo un negocio

“Tengo una cosa que decir sobre la moda. Cuando lo hacía, tenía que cumplir en el campo, si no lo hacía me iban a criticar aun más (…) Creo que ahora es más normal de lo que era hace 10 años cuando yo estaba jugando (…) Llevaba cosas al campo que eran diferentes, aparecía con tatuajes o cosas extrañas y la gente me criticaba”, recuerda David Beckham en una entrevista que compartió recientemente con el astro brasileño Neymar, uno de los tantos “aprendices” del inglés en lo que a marketing futbolístico se refiere.

De jugador cuestionado a Caballero del Imperio Británico, condecorado por la Reina Isabel II en el Palacio de Buckingham. Spice Boy puede darse el lujo de ser uno de los primeros jugadores en hacer de su cuerpo un negocio.

Amante de la moda y la estética, además del fútbol, el inglés se convirtió en uno de los pioneros en aparecer con dibujos en su piel. En las primeras presentaciones llamaba la atención su nuca por sobre el resto del cuerpo, en la que se veía una cruz con dos alas tatuada. Posteriormente fueron sus brazos, su espalda y su cuello los que aparecieron cubiertos de tinta.

Lo que antes era una rareza Beckham lo convirtió en algo normal, y se volvió algo casi imprescindible a la hora de ser un futbolista profesional.

Al igual que su piel, su pelo también mutó de múltiples formas: trenzas, rapado, desmechado, con una cresta, largo, con una cinta. Lo tuvo todo, marcó tendencia y le sirvió a la hora de ganar patrocinadores y publicidades.

“Las cosas empezaron a cambiar realmente con los hombres cuando empezamos a trabajar ocasionalmente con David Beckham”, aseguró tiempo atrás Stefano Gabbana, diseñador y co-fundador de la casa Dolce & Gabbana, al diario Los Angeles Times.

“Él fue el canal que necesitábamos para hablarle a los hombres. Los hombres dijeron: ‘Si él lo usa, puedo usarlo yo también’. Antes de eso, se pensaba que la moda masculina era solo para gente extraña. Los hombres le tenían miedo a vestir algo especial”, agregó.

Mientras su pierna derecha le daba grandes resultados dentro del campo, su estilo lo hacía afuera. Su relación con Victoria Adams, quien en ese entonces era integrante de las Spice Girls, influyó mucho en su forma de ver el fútbol y cómo hacer negocios con él.

Tras su casamiento en 1999, ambos se volvieron un ícono de la moda y el marketing apareciendo en marcas de ropa, revistas de moda, perfumes, cosméticos y productos tecnológicos y alimenticios.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »