Formula 1

Formula Uno necesita 15 para no perder dinero

La Fórmula 1, como todo el deporte mundial, navega en un mar de confusión sobre qué será de su temporada 2020. Los ochos primeros Grandes Premios del campeonato se han caído del calendario, dos de ellos cancelados pero seis aplazados. De este modo, todavía hay 20 carreras que siguen formalmente en pie, aunque no se sepa en qué fecha. Irán cayendo.

Ahora mismo el planteamiento de Liberty Media es hacer una temporada de mínimos. Hay dos cifras claves que se deben alcanzar: la primera, la de los ocho Grandes Premios. Con que los semáforos se apaguen en ocho ocasiones lo de 2020 ya se considerará un mundial. Más difícil es llegar al mínimo para ser solventes económicamente: quince carreras.

Si no se celebran 15 Grandes Premios, las televisiones recuperarán el dinero

Que la Fórmula 1 va a arrojar pérdidas en la temporada 2020 está cantado. Es difícil que no pase. De momento van dos Grandes Premios cancelados, pero la lógica dice que terminarán siendo más. Por ejemplo, Mónaco se cayó del calendario por su carácter urbano. Aunque no tan extremos, pero hay otros circuitos urbanos como Bakú, Montreal o Singapur que podían ir por el mismo camino.

Recientemente los organizadores del Gran Premio de Canadá, el que ahora está fijado como fecha inaugural del mundial, han calmado sobre un posible aplazamiento. Pero desde la Fórmula 1 intuyen, más bien saben, que únicamente se debe a que aún no se dan cuenta del enemigo que tienen delante. Si América va con retraso respecto a Europa, será difícil que haya Fórmula 1 en junio en Canadá.

La Fórmula 1 únicamente se centra en un objetivo, cumplir esas quince carreras mínimas. ¿Por qué ese número? Pues se debe a que es el mínimo pactado por Liberty Media con las televisiones. Si se celebran menos de quince Grandes Premios, Sky Sports UK e Italia, Movistar, Canal Plus Francia, Fox Sport y compañía tienen derechos a coger su dinero y reembolsarselo.

No hace falta explicar que este panorama sería un desastre para la Fórmula 1, que principalmente se nutre de derechos televisivos y del canon de los circuitos. Cancelar Australia y Mónaco ya ha supuesto una pérdida para la Fórmula 1, pero menor en comparación con lo que sería cancelar Grandes Premios con un canon más alto, como Rusia, Abu Dabi o Azerbaiyán.

Por eso, Liberty Media anunció que suprimía las vacaciones de agosto. La idea es meter el mayor número de carreras europeas posibles en el verano y después celebrar las que de verdad dejan dinero, las asiáticas. Si no hay fechas suficientes, la Fórmula 1 se plantea dejar por el camino carreras que no dejan mucho y están heridas de muerte, como el Gran Premio de España.

Porque sí, otra de las consecuencias negativas de esta crisis podría ser que España se quede sin Gran Premio de Fórmula 1. Montmeló está en último año de contrato. De hecho, parece un milagro que se colase en el calendario de 2020. Todo apunta a que en 2021, o en 2022, sí habrá Gran Premio de España, pero en Jerez. Como Barcelona, también Brasil está en una posición débil.

El problema para que la Fórmula 1 puede tener que hacer esta selección y descarte de Grandes Premios es el calendario real. No se sabe cuándo se saldrá de la crisis del coronavirus y, sobre todo, qué mundo quedará después. Por lo tanto es muy difícil planificar un calendario a día de hoy. Varios rumores apuntan a que se podría empezar precisamente por Asia, con el Gran Premio de China, ya que allí están más avanzados.

Pero la duda es la siguiente: ¿Permitiría China entrar al personal italiano de Ferrari? ¿Y a los estadounidenses de Haas? Ahora mismo todo es una gran incógnita. Chase Carey, el CEO de Liberty Media, ya ha avisado de que «no se respetará el calendario original de 2020». Lo que parece claro es que hasta julio no habrá Fórmula 1.

Los contratos ya firmados impiden irse hasta 2021 con la temporada

También se habló de hacer una supertemporada al estilo WEC, empezando en julio y terminando en febrero de 2021. Los equipos tienen el compromiso de hacer la temporada 2021, que empezaría en marzo, con el mismo coche que la de 2020 y solo entonces podrían empezar a utilizar el túnel del viento para desarrollar el monoplaza de 2022.

Pero el problema son los pilotos. Gran parte de la parrilla termina contrato con sus equipos el 31 de diciembre de 2020. Entre ellos, pesos pesados como Sebastian Vettel, Lewis Hamilton, Carlos Sainz, Daniel Ricciardo o Valtteri Bottas. En total, 15 de los 20 pilotos acaban contrato en 2020. Incluso un equipo, McLaren, acaba contrato con Renault y lo empieza con Mercedes ese mismo día. Líos contractuales que impedirían alargar la temporada hasta 2021.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »