Destacado

Razones por las que Vegas sería Campeón en 2020

Los Vegas Golden Knights son un equipo que lo único que han sabido hacer desde su incepción, es pelear por la Stanley Cup.

En su temporada inaugural de 2017-2018 dieron la campanada al llegar hasta la final, en la que cayeron en cinco juegos, ante los Washington Capitals.

Para el siguiente torneo volvieron a clasificar a los playoffs.

Y en la presente campaña han vuelto a brillar.

Vegas terminó la temporada regular como campeón de la División Pacífica con una marca de 39-24-8 y un porcentaje de puntos de .606, el tercer mejor de la Conferencia del Oeste.

Ahora, el equipo tiene la mirada fija en la obtención de la Copa. Para el reinicio del certamen tras la pausa del 12 de marzo debido a las preocupaciones relacionadas con el coronavirus, los Golden Knights estarán participando en la Eliminatorias por la Stanley Cup dentro del torneo Round Robin, todos contra todos, para determinar el sembrado de los primeros cuatro conjuntos del Oeste para los playoffs.

De entrada, son uno de los favoritos para ganarlo todo, y estas, son las cinco razones que convierten al equipo en un real candidato:

Buscan ganar o ganar

La Copa de Lord Stanley se ha convertido en una obsesión para los Vegas Golden Knights durante su corta existencia.

Tras sorpresivamente acariciarla en su primera campaña, el club se ha enfocado en tener un plantel que pueda ser candidato para ganarlo todo.

La campaña pasada de 2018-2019, Vegas se reforzó con contrataciones impactantes como las de los delanteros veteranos Paul StastnyMax Pacioretty y Mark Stone, este último en la fecha límite de traspasos de febrero de 2019.

Pero en la postemporada se despidieron tempranamente, después de ser eliminados por los San José Sharks, en la primera ronda tras una candente serie de siete juegos.

Para el inicio de esta campaña, los Golden Knights mostraron que le tenían mucha confianza a su equipo al no modificarlo mucho.

Sin embargo, a mediados del torneo, pese a estar en una buena posición, la gerencia efectuó unos cambios agresivos para dejar en claro que quieren el título a toda costa.

Primero, el 15 enero, tras una racha de cuatro derrotas, el club optó por darle las gracias al único entrenador que habían tenido en su banquillo, Gerard Gallant.

Los Golden Knights registraban una foja de 24-19-6 y estaban ubicados en el quinto puesto del Pacífico, pero a solo tres puntos de la cima. Además, tenían el segundo boleto de comodín para la postemporada del Oeste bajo su poder. La gerencia simplemente pensó que los resultados podían ser mejores.

Luego, el 24 de febrero, sobre la hora en la fecha límite de traspasos y a través de una transacción que involucró a tres equipos, adquirieron al portero Robin Lehner, proveniente de los Chicago Blackhawks, para complementar a su extraordinario arquero veterano y referente Marc-Andre Fleury. Fue otro movimiento impactante, pues Lehner fue finalista del Vezina Trophy, el premio al guardameta del año, en la 2018-19, como miembro de los New York Islanders.

Toda esta voluntad para triunfar que ha mostrado la organización con sus actos, podría impulsar al equipo hacia la gloria finalmente.

Mucha capacidad en el banquillo  

En sustitución de Gallant llegó un viejo conocido de Vegas, Peter DeBoer.

El timonel con 11 temporadas de experiencia como entrenador en jefe dentro de la NHL, eliminó a los Golden Knights la temporada pasada estando al frente de los Sharks tras estar abajo 3-1 en la serie, y 3-0 en el tercer período del Juego 7.

Pese a ser elegido para potencializar al equipo, DeBoer acababa de ser despedido por San José un mes antes, debido a una racha de cinco descalabros al hilo y una marca de 15-16-2.

Al comienzo no le fue muy bien en cuanto a los resultados. Registró marca de 4-3-2 en sus primeros nueve cotejos con los Golden Knights. Pero luego despegaría de gran manera, pues en los siguientes 13 encuentros, ingenió un buen paso de 11-2-0, el cual fue detenido por la pausa del coronavirus.

En el accionar de Vegas es donde más se ha notado la mano de DeBoer.

Al darle casi el mismo tiempo de juego a cada una de sus líneas y emplear más turnos, el mandamás ha mantenido más frescos a sus jugadores, y por ende el equipo ha mostrado un juego más vertiginoso.

De acuerdo con el diario Las Vegas Sun, bajo las órdenes de DeBoer, los jugadores duran 2.1 segundos menos por turno y las rotaciones se han incrementado a .97 por partido, es decir, casi un cambio de línea más, por cada juego.

Y en cuanto a la postemporada, DeBoer le da a los Golden Knights mucha experiencia en las instancias finales. En el 2012 lideró a los New Jersey Devils a la final, en la que fue su primera campaña al frente del equipo. Perdieron en seis juegos ante Los Ángeles Kings. Y en 2016, como entrenador de los Sharks, llegó una vez más a la instancia decisiva, donde su equipo cayó nuevamente, pero en esta oportunidad ante los Pittsburgh Penguins, en seis cotejos.

La tercera, bien podría ser la vencida para DeBoer en su búsqueda del campeonato, ahora con los Golden Knights.

Ofensiva que no perdona 

El equipo ostenta un ataque bastante letal.

Cuenta con seis jugadores que sumaron más de 46 puntos cada uno.

El grupo es liderado por Max Pacioretty, quien ha tenido un desempeño fenomenal en su segundo año como jugador de los Golden Knights. El delantero mexicoamericano se apuntó 66 puntos (32 goles y 34 asistencias) en 71 juegos. Estaba encendido antes de que se congelaran las acciones, al conseguir 18 unidades (11 anotaciones y siete asistencias) en sus últimos 15 partidos.

Si la actual campaña hubiese continuado en curso, el atacante podría haber tenido la temporada más productiva de su carrera de 12 años en la NHL. Su máxima cifra de puntos fue 67, algo que ha hecho dos veces; 2014-15 y 2016-2017, ambas, como jugador de los Montreal Canadiens. Además, en enero cumplió un sueño, al ser seleccionado al Juego de Estrellas, por primera vez en su carrera.

Le siguió Mark Stone, quien fue adquirido de los Ottawa Senators, con 63 puntos (21 goles y 42 asistencias) en 65 duelos antes de que sufriera una lesión en la parte baja del cuerpo el 26 de febrero. Se espera que el alero esté listo para el reinicio del certamen.

Stone lideró al equipo con su balance de puntos por partido (0.97) y a todos los delanteros en cuanto a su promedio de minutos sobre el hielo (19:25). Vio acción en todas las situaciones de juego, ante las principales líneas de los equipos rivales.

Talento de élite en la puerta

Pese a tener un ataque atractivo y decisivo, la gran fortaleza de Vegas está en su arco.

Con 35 años y 15 temporadas dentro de la NHL, Fleury sigue siendo un baluarte para el equipo. A pesar de algunos altibajos durante la actual ronda regular, el futuro integrante del Salón de la Fama del Hockey, estaba alcanzando su mejor nivel, al terminar con marca de 27-16-5, permitiendo 2.77 goles por partido y dejando su porcentaje de salvamento en .905.

Su frialdad en los momentos claves y el impresionante éxito que ha tenido en la postemporada, lo tienen como una pieza clave para las aspiraciones de los Golden Knights. A lo largo de su carrera ha disputado 142 juegos de playoffs con un récord de 78-62-0 y 15 blanqueadas.

El cinco veces seleccionado al Juego de Estrellas, ha ganado tres veces la Stanley Cup y ha participado en cuatro finales; tres con Pittsburgh y la del 2018 con Las Vegas.

Fleury con salvada fenomenal

  • 00:29 • 19 de noviembre de 2019

Adicionalmente, la adquisición de Robin Lehner, le brinda a los Golden Knights, un notable as en la manga para respaldar al veterano Fleury.

La temporada pasada con los Islanders, el portero de 28 años registró números extraordinarios. Permitió 2.13 goles por juego, su porcentaje de salvadas fue de .930 y en 46 encuentros, tuvo seis blanqueadas

Aunque no se ganó el Vezina Trophy, sí se adjudicó el William Jennings Trophy (junto a Thomas Greiss), tras permitir la cantidad más baja de goles durante la campaña regular. También se llevó el Bill Masterton Trophy, el premio al jugador que ejemplifica de la mejor manera, las cualidades de perseverancia, dedicación y del espíritu deportivo dentro del hockey.

Antes de llegar a Vegas en febrero, no había tenido un buen desempeño con Chicago. Generó una marca de 16-10-5, con un balance de 3.01 goles encajados por partido y
un porcentaje de salvadas de .918 en 33 cotejos.

Pero repuntó en los cuatro partidos que efectuó con los Golden Knights previo a la pausa: 3-0-0 con un GAA de 1.67 y un porcentaje de salvadas de .940.

El orgullo ‘dorado’

La camada inicial de jugadores de los Golden Knights, en la historia de la franquicia, se autodenominó los «Golden Misfits» tras ser considerados, por ellos mismos, como un descarte de los otros 30 equipos de la NHL.

A lo largo de la temporada inaugural, el concepto fue cobrando fuerza y terminó siendo algo de mucho honor para los jugadores cuando llegaron a la final. De ese plantel original, compuesto por más de 20 jugadores, quedan 13 y todos quieren terminar lo que empezaron.

Fleury encabeza el grupo, y detrás de él están varios jugadores originales del club que ayudaron mucho durante esta campaña regular.

Los delanteros Reilly Smith (54 puntos; 27 goles y 27 asistencias), Jonathan Marchessault (47 puntos; 22 goles y 25 asistencias) y William Karlsson (46 puntos; 15 goles y31 asistencias) le siguieron el ritmo productor a Pacioretty y Stone.

Smith con la jugada elegante

  • 00:41 • 10 de diciembre de 2019

En el lado defensivo, Ryan Reaves se mantuvo como uno de los defensores más feroces de la liga, al encabezarla con 316 impactos.

Pero todos los reflectores sin duda se los llevó Shea Theodore. El defensor de 24 años estableció récords personales en goles (13), asistencias (33) y puntos (46), la sexta mejor cifra del equipo.

Con un balance de 22.14 minutos sobre el hielo por partido, lideró a todos los patinadores del equipo. Terminó con un diferencial de +12, superando notablemente, el -4 que registró la temporada pasada.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »