Destacado

María Dimitrova: la cara del karate en la República Dominicana

Como muchos otros atletas de todo el mundo, la karateka María Dimitrova ha estado entrenando en casa durante meses. En su país, República Dominicana, la situación creada por COVID-19 está lejos de estar bajo control.

Sin competencias planeadas para los próximos meses, la atleta nacida en Bulgaria y especialista en kata, donde los karatekas ejecutan una serie específica de movimientos, dice que lo más difícil para ella era continuar entrenando sin un objetivo específico.

En esta larga carrera y meses sin enfrentar a ningún rival, su objetivo final permanece claro: los Juegos Olímpicos.

Dimitrova se encuentra actualmente en el décimo lugar en el mundo para kata femenina en la clasificación de Tokio 2020, lo que la mantiene optimista sobre sus posibilidades de ser parte del debut olímpico de karate el próximo año.

“Mis planes siguen siendo los mismos hasta ahora. No ha cambiado, pero simplemente se ha agregado un año más al ciclo olímpico “, dijo a Tokio 2020 .

“Mi compromiso con la República Dominicana continúa de la misma manera y el objetivo es el mismo, aunque el enfoque debido a las circunstancias no es el mismo, una vez que salgamos de la crisis, el compromiso es Tokio 2021”.

Dimitrova ha sido la cara del karate en la República Dominicana durante muchos años, un verdadero pionero del deporte en el Caribe.

La atleta nació en Sofía, Bulgaria, donde comenzó a practicar karate en casa desde los cuatro años con su padre, quien era practicante del deporte.

Cuando tenía seis años, su familia se mudó a la República Dominicana. Al llegar a Sousa, en la provincia de Puerto Plata, su padre abrió una escuela de karate y ella continuó aprendiendo con él.

Sin embargo, el mayor cambio se produjo cuando Dimitrova tenía 13 años y comenzó a entrenar con un sensei que no era su padre.

“Fue difícil, pero como todo en la vida, te adaptas. Al principio, fue un desafío, pero busqué una manera de seguir adelante “, recordó.

Pero los éxitos comenzaron a llegar. Primero en competiciones juveniles y luego en torneos internacionales.La mujer de 34 años ha sido clasificada entre las mejores del mundo en kata femenino desde 2005, cuando ganó la medalla de oro en el XVI Campeonato Panamericano de Karate Junior en Uruguay. Ese mismo año, también ganó su primera medalla mundial en el WKF World Junior Karate Championship en Chipre.En 2006, comenzó a viajar a Japón para entrenar con HASEGAWA Yukimitsu, siete veces campeona del mundo. Ese año, como resultado de su entrenamiento, Dimitrova ganó el oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2006 en Colombia.

“Me desperté dolorido, no podía caminar, pero estaba muy emocionado de ir a la escuela de karate y continuar entrenando. Tener esa oportunidad, entrenar con grandes maestros en Japón, fue lo que me abrió las puertas internacionalmente. Gracias a todos. enseñanzas, pude elevar mi nivel técnico “.

Gracias a todos sus resultados internacionales, Dimitrova ha contado con el apoyo de las principales instituciones deportivas de su país.

A lo largo de su carrera, la atleta ha recibido seis veces el premio al Atleta de Karate del Año de la Federación Dominicana de Karate (FEDOKARATE), la Asociación de Escritores Deportivos (ACD) y el Comité Olímpico Dominicano (COD).

Con sus logros, es muy popular en su país, donde se la considera un modelo positivo para los jóvenes.

De atleta a profesor
Además de ser un atleta de alto rendimiento, Dimitrova también es profesora de karate y empresaria. Tiene una Academia de Artes Marciales, para aprender defensa personal, así como cinco escuelas de karate bajo el nombre de “Dimitrova Dojo” (una en Santo Domingo y las otras en la región oriental del país).

“La verdad es que nunca había considerado ser maestra. Pero un día mi sensei tuvo que regresar a Japón y me hice cargo de la escuela “.

“Cuando comencé a enseñar, me enamoré de la experiencia. Al ver el cambio en esos niños, al entrar y salir del dojo, vi que podía marcar la diferencia”.

Actualmente, los dojos de Dimitrova tienen más de 200 estudiantes. Noventa y ocho por ciento de los miembros del equipo nacional de niños y jóvenes de República Dominicana han pasado por uno de sus centros.

“Creo que esta ha sido la mejor contribución que he hecho a mi país, más que las medallas internacionales. El entrenamiento de todos estos atletas, el crecimiento de mi deporte y la preparación de la próxima generación de atletas de karate. Estoy muy orgulloso, “señaló ella.

Otro proyecto mucho más reciente es su fundación. A través de esto, ella patrocina a niñas de bajos ingresos en la práctica del karate.

“Vi que había niñas de escasos recursos económicos que no podían pagar la membresía de mi escuela y creamos la fundación para ayudarlas. Una vez que comencé las lecciones, me di cuenta de que había muchas chicas que habían sido maltratadas. Me sorprendió mucho. Con la fundación, los ayudamos a través del deporte. Es increíble ver cómo cambian y cómo ganan autoestima “, dijo.

Un ciclo deportivo más
Con una carrera competitiva que abarca 17 años en karate competitivo, Dimitrova anunció que se retiraría después de Tokio, pero hace unos meses cambió de opinión.

Con cuatro medallas de oro consecutivas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en kata, ha decidido obtener un quinto título en la próxima edición que se celebrará en 2022 en Panamá.

“Por ahora no me retiro. Yo continuare. Voy a hacer un ciclo más, ir a mis quintos Juegos Centroamericanos y del Caribe ”, dijo.

Dimitrova está decidida a permanecer activa durante unos años más y todo indica que su carrera de karate todavía tiene un largo camino por recorrer, así como algunos éxitos más para llevar a la isla caribeña en la que ha vivido casi toda su vida.

maria-dimitrova-la-cara-del-karate-la-republica-dominicana

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »