NHL

Christian Jiménez espera ser una inspiración para los latinoamericanos

El Mes de la Herencia Hispana se lleva a cabo del 15 de septiembre al 15 octubre. Para celebrar, NHL.com/es estará destacando jugadores y personalidades en la comunidad. En esta entrega, nuestro protagonista, es Christian Jiménez, uno de los mejores prospectos, dentro de los defensas de la United States Hockey League (UHL), quien busca llegar a la NHL, para inspirar a más niños hispanos a perseguir una carrera en el hockey Christian Jiménez odiaba el hockey cuando comenzó a jugar a los 4 años.

«Mis padres me ponían en el hielo y yo me quería salir de inmediato», dijo Jiménez. «Siempre me ponía al final de las filas y no quería hacer los ejercicios. Supongo que era un niño gruñón en el hielo. Finalmente me gustó y mis padres simplemente dijeron: ‘No renuncies, no renuncies» Y el resto es historia.

Jiménez (5 pies 9 pulgadas, 180 libras) se ha convertido en uno de los mejores defensores de la Liga de Hockey de los Estados Unidos y su nombre, podría ser llamado durante el Draft de la NHL 2020 del 6 al 7 de octubre. El joven de 18 años de Yorktown Heights, Nueva York, ocupa el puesto 184 de la clasificación final de patinadores norteamericanos de NHL Central Scouting después de que el novato empatara en el tercer lugar en anotaciones para Sioux City con 28 puntos (siete goles, 21 asistencias) en 42 juegos en 2019-20 y fue el octavo máximo anotador entre los defensores de la USHL.

«Al final del año jugó su mejor hockey», dijo el entrenador de Sioux City, Luke Strand. «Creo que alguien encontrará una pieza muy valiosa con su selección. Sus habilidades le permiten jugar en ambos extremos del hielo. Hay mucha ofensiva en su palo y al mismo tiempo, su estrategia es confiable».

Jiménez proviene de una familia de hockey. Su madre, Joanna, que es puertorriqueña y británica, jugaba hockey en Cantiague Park Ice Rink en su niñez en Long Island y era una gran fan de los New York Islanders. Su padre, José, cuya familia emigró de Colombia, vivía en Queens y se convirtió en un acérrimo fanático de los New York Rangers, escuchaba juegos en la radio y soñaba con algún día practicar el deporte él mismo.

«Por vivir en un vecindario del centro de la ciudad, era difícil jugar al hockey sobre hielo», dijo José. «En ese momento, no tenían pistas alrededor de donde crecí y era costoso jugar. Pero me enamoré del juego».

La pareja estaba decidida a que sus hijos aprendieran a jugar al hockey sobre hielo, pero el joven Christian no tenía, inicialmente, entusiasmo por el deporte.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »