NHL

Bill Guerin: Un campeón y pionero con raíces nicaragüenses

El Mes de la Herencia Hispana se lleva a cabo del 15 de septiembre al 15 octubre. Para celebrar, NHL.com/es estará destacando jugadores y personalidades en la comunidad. En esta entrega, nuestro protagonista, es el Gerente General del Minnesota Wild Bill Guerin. 

Para muchos, Bill Guerin es considerado como el primer jugador de sangre hispana de la NHL.

Nació el 9 de noviembre de 1970 en la ciudad de Worcester, Massachusetts al osete de Boston, hijo de madre nicaragüense.

«No sé si hubo alguien antes de mí, pero es algo bastante estupendo», dijo Guerin a NHL.com en español refriéndose a la distinción especial.

Antes de que el actual Gerente General del Minnesota Wild debutara en la liga en 1991, los venezolanos Rick Chartaw y Don Spring y el paraguayo Willi Plett ya habían militado en la máxima categoría del hockey a nivel mundial. Pese a que ellos nacieron en Sudamérica, sus padres son estadounidenses, y canadienses en el caso de Plett.

No hay duda de que Guerin también es la primera gran súper estrella de raíces hispanas. Jugadores como Scott Gomez, Max Pacioretty y Auston Matthews han seguido sus pasos.

El palmarés que el ex alero ingenió a lo largo de 18 temporadas dentro la NHL, habla por sí solo. Jugó con ocho equipos distintos: New Jersey Devils, Edmonton Oilers, Boston Bruins, Dallas Stars, St. Louis Blues, San Jose Sharks, New York Islanders y Pittsburgh Penguins.

Cuando se retiró tras la campaña de 2009-10, lo hizo ostentando 429 goles y 856 puntos dentro de su trayectoria de 1,263 cotejos. Su mayor cosecha de tantos en una temporada fue de 41 en 2001-02 jugando con los Bruins, y su cifra más alta de puntos fue de 69 con los Stars en 2003-04.

Guerin tuvo la dicha de alzar la Stanley Cup en dos ocasiones: en 1995 con los Devils y en 2009 con los Penguins. Además, fue seleccionado al Juego All-Star de la NHL cuatro veces (2001, 2003, 2004, 2007). En su primera aparición, representando al equipo de Norteamérica, se apuntó un Hat-Trick y dos asistencias para adjudicarse el premio al Jugador Más Valioso del partido.

Con el equipo Nacional de Estados Unidos (Team USA) en el ámbito internacional, participó en tres Juegos Olímpicos de Invierno (1998, 2002 y 2006). Conquistó la medalla de plata en los Juegos de Salt Lake City 2002. También jugó en la Copa Mundial de Hockey en dos ocasiones (1996 y 2004).

Y en 2013, fue exaltado al Salón de la Fama de U.S. Hockey.

Pero no solo ha conseguido el éxito en este deporte como jugador, del lado administrativo también ha destacado. En el puesto de Asistente Gerente General de Pittsburgh, ganó dos Stanley Cups (2016 y 2017).

Hace un año asumió su cargo con el Wild, y en su primera campaña al mando, el club alcanzó la postemporada al jugar en las Eliminatorias de la Stanley Cup 2020.

Dentro de este extenso y afortunado recorrido en el mundo del hockey, el gran amor que Guerin siente por sus raíces nicaragüenses, ha definido su persona.

«Siempre he estado orgulloso de mi herencia, es quién soy», contó. «En mis años formativos fue algo bastante especial. Hoy en día, me interesa saber que está sucediendo en Nicaragua. Mi herencia es importante para mí».

Familia «nica» 

Su madre Ligia, quien es originaria de Managua, arribó a los Estados Unidos en la década de los 60 para estudiar en la Universidad de Mississippi, la cual es conocida como «Ole Miss». Y su padre Bill Sr., quien falleció hace 13 años y era de ascendencia irlandesa, llegó a Mississippi en este tiempo procedente de Worcester para promover la importancia de la participación electoral, entre la comunidad afroamericana de la región.

Ambos se conocieron por medio de un amigo mutuo que estaba saliendo con la hermana de Ligia. Debido a esta relación que se formó, Guerin creció en un hogar bastante bicultural.

«Todo dependía de qué lado de la familia estaba ahí», dijo entre risas. «Cuando todos los de Worcester iban, era un ambiente católico irlandés. Y cuando mis tíos y primos del lado de mi mamá nos visitaban, teníamos el lado nicaragüense».

Para Bill Sr. era bastante importante que sus hijos crecieran sabiendo sobre sus raíces nicaragüenses.

«Cuando estaba viendo las noticias y salía algo de Nicaragua, se enloquecía y les decía a todos que se callaran porque teníamos que informarnos sobre todo lo que estaba pasando».

«En toda la casa teníamos artesanías que habían traído de Nicaragua».

Ligia le hablaba español a él y a su hermana, y cocinaba comida típica de Nicaragua como nacatamales y plátano frito, el cual Bill dice que todavía come al igual que el arroz y los frijoles. Los tamales no tanto, pues son más difíciles de preparar.

Cada otro año en los 70 y los 80, toda la familia viajaba a Nicaragua para visitar a los padres de Ligia y vacacionar. Guerin tiene gratos recuerdos de estas visitas al país nica.

«Era un lugar hermoso», expresó. «Íbamos a las playas en el día, era fantástico. Son grandiosas, había buen surfing ahí. Andaba en todos lados con mis primos».

Bill reveló que debido a las crisis políticas que han afligido a Nicaragua, lleva 30 años sin viajar a esa nación. No obstante, espera poder regresar algún día.

Hablando de su afición deportiva, en su niñez sus ídolos eran los dos máximos exponentes del deporte nicaragüenses de todos los tiempos: el lanzador de Grandes Ligas Dennis Martínez y la leyenda del boxeo mundial Alexis Argüello.

Recuerda que un primo de su mamá auspiciaba la carrera del púgil conocido como el «Flaco Explosivo», y que en su último viaje a Nicaragua pudo convivir de una manera especial con el excampeón del mundo en tres divisiones distintas y miembro del Salón Internacional de la Fama del Boxeo.

«Fuimos a la casa de mi tío y Alexis se estaba quedando en la casa de huéspedes», dijo Bill. «Fui para atrás con él. Me dejó ponerme su cinturón de campeonato y le pegamos un poco al costal».

Mamá de hockey 

Aunque su papá era aficionado al hockey, fue su mamá quién lo metió a practicar este deporte.

«Era un niño con mucha energía», contó Guerin. «Un día una amiga le dijo que me llevara a patinar sobre el hielo con su hijo. A mi mamá le pareció bien, y ahí empezó todo y me enamoré del hockey de inmediato».

Debido a que Bill Sr. siempre tenía que trabajar, Ligia fue la que lo llevaba a todos los entrenamientos y los partidos.

«Ella tuvo un inmenso impacto en mi vida», indicó Guerin con emotividad. «Ha estado en cada paso de mi carrera, desde el hockey juvenil hasta cuándo gané las Stanley Cups».

Por su parte, Bill Sr. también tuvo en papel importante en la trayectoria de su hijo.

Se encargaba de sacar a relucir con mucho orgullo sus raíces nicaragüenses.

Guerin relató que cuando era un adolescente, su papá le añadió un parche de la bandera de Nicaragua a su chamara de hockey, la cual estaba repleta de otros parches que representaban sus logros en la pista.

«En ese tiempo no le di mucha importancia, pero ya viendo hacia atrás, fue algo genial», comentó.

Y cuando fue miembro de los Bruins, el equipo de su área natal, por dos campañas de 2000 a 2002, Bill Sr. iba a la arena y les presumía a todos que su hijo era «el primer jugador de herencia latina en sobresalir en la NHL».

«Amaba mucho a mi mamá y quería que todos supieran de mis raíces», expresó Guerin. «Muchas de las cosas que hice lo llenaron de orgullo, pero el hecho de que fui un jugador profesional de hockey lo llenó más».

El futuro 

Como un exjugador y un ejecutivo de la NHL, Bill tiene una perspectiva importante sobre el crecimiento del hockey entre la comunidad hispana de los Estados Unidos.

En los últimos años, los lazos entre esta población y la Liga han ido creciendo.

Para empezar los clubes del oeste del país como Los Angeles Kings, los Anaheim Ducks, los San Jose Sharks y los Vegas Golden Knights cuentan con una considerable cantidad de aficionados latinos entre sus fanaticadas.

Además, Pacioretty y Matthews, ambos de origen mexicano, también se han ganado la atención de su gente gracias a su formidable talento y goles.

Y esta temporada, los Arizona Coyotes hicieron historia al tener al primer dueño mayoritario hispano de un club de la Liga, el empresario cubanoamericano Alex Meruelo. El conjunto desértico también nombró al mexicano Xavier Gutiérrez como su nuevo Presidente, CEO y Gobernador alterno.

Bill cree que es vital que la NHL tenga más de este tipo de presencia latina.

«Todo lo que está pasando es fantástico. La comunidad hispana todavía no ha sido abordada completamente por el hockey. Hay mucho espacio para crecer. El tener jugadores como Mathews y el grupo de Arizona, son cosas que van a atraer a la gente debido a que hay una conexión ahí».

«El contar con gente latina de importancia en la NHL ayudará a la liga a ser más visible entre los hispanos y a crear interés».

En cuanto al desarrollo de más jugadores de raíces hispanas que algún día podrían jugar en la NHL, Bill señaló que lo primordial es hacer que el hockey sea accesible para todos.

«Hay que exponer a los niños al hockey mediante las diferentes modalidades, de patines o sobre el hielo», subrayó. «Tenemos que crear programas que puedan tener un efecto desde las edades tempranas».

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »