Artículos de Opinión

La Tragedia de Río Verde: 73 años después

Un poco antes de la llegada de la mitad del Siglo XX, ocurrió en nuestro país un siniestro que extinguió la vida de los jugadores profesionales de pelota de Santiago, los cuales habían jugado en el Torneo Nacional de Béisbol Amateur 1947 – 1948, en la ciudad de Barahona, y quienes pretendían regresar a su natal Santiago, sin saber que nunca llegarían a la Ciudad Corazón.

En este equipo de santiagueros, quienes ocupaban el primer lugar de dicho torneo, estuvo compuesta por los mejores amateurs de la época, entre ellos Toñito y Aquiles Martínez, hermanos del gran shortstop Horacio Martínez, Pedro A. Báez, «Grillo A», dirigente del club, los lanzadores Juan Ramón «Bombo» Ramos , Ventura «Loro» Escalante, Francisco Del Villar, y el receptor Enrique « El Mariscal » Lantigua, el único sobreviviente del accidente aéreo.

El domingo 11 de enero de 1948, en horas de la tarde, el avión bimotor Douglas de Cubana de Aviación que transportaba al equipo de jugadores se estrelló contra las montañas de Río Verde, Yamasá. Todos murieron en el acto.

Retrocediendo el tiempo a diciembre de 1947, comenzó el torneo de pelota amateur entre los equipos de Santiago Baseball Club, Estrellas del Sur, Escogido Mocano, Papagayo, Estrellas de Oriente y Guerra y Marina. El objetivo principal del torneo, era escoger  la Selección Nacional  para  enfrentar los  Dodgers  de Brooklyn  y  los Reales de Montreal  en los partidos de entrenamientos de primavera.

El 11 de enero de 1948 se había anunciado tres juegos, el conjunto de Santiago jugaría contra las Estrellas del Sur en la ciudad de Barahona mientras que el Escogido Mocano se enfrentaría al team “Papagayo” en La Romana y las Estrellas de Oriente se trasladaban a la capital para competir con el “Guerra y Marina”. Ese  fatídico  día,  Santiago  dividió una doble cartelera con las Estrellas del Sur en Barahona en la cual perdieron el primer encuentro 4 carreras a 3 y ganaron el segundo 4 vueltas por 1.

Esa tarde volarían dos aviones: uno que recogería en Santiago, al equipo de pelota (los jugadores) y el otro a los directivos, periodistas y fanáticos.

Después de finalizar el segundo juego de pelota, los dos aviones despegaron, uno con intervalo de 15 minutos. Ya en el aire los tripulantes comenzaron a sentir el mal tiempo que imperaba en la ruta. Cada vez que trataban de comunicarse por radio con el campo de aviación de Santiago, no lo podían hacer, su torre de radio estaba destruida y no podían conocer cuáles eran las condiciones de visibilidad y lluvia en la cercanía del campo, lo cual fue determinante para las causas del accidente.

Tratando de paliar la penosa situación por la que atravesaba el pueblo dominicano, el entonces presidente Rafael L. Trujillo, invitó a los Dodgers y a los Reales, su sucursal triple A de la Liga Internacional.

Al cumplirse esta semana que pasó 73 años de esta tragedia que enlutó al pueblo dominicano, especialmente a los santiagueros, quienes perdieron a sus hijos biológicos y adoptivos, los cuales vieron segados sus sueños y carreras que parecerían fructíferas, solo nos queda pensar lo rápido que la vida nos puede pasar y que debemos siempre vivir al máximo cada momento de nuestras vidas, e ir aprendiendo sobre la marcha los secretos de la misma. Paz para las almas de estos jóvenes beisbolistas.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »