Football Colegial

Texas recupera a su mariscal de campo

por Max Olson | ESPN.com

AUSTIN — David Ash está de vuelta, y ese siempre ha sido su plan.

El mariscal de campo titular de los Texas Longhorns regresó al campo de prácticas el lunes pasado para el inicio de las prácticas de otoño, y se encuentra sano nuevamente después de sufrir una conmoción que le costó la campaña del 2013, y una fractura en el pie que le impidió entrenar durante la primavera.

ESPN.comAsh aseguró que siempre pensó en regresar a Texas

En su primera entrevista desde septiembre pasado, Ash dijo que jamás consideró dar por terminada su carrera como jugador pese a su batalla con síntomas post-conmoción. Intenta seguir adelante y está listo para iniciar de nuevo.

«Es algo realmente emocionante. Estoy tan agradecido por poder hacer esto», declaró Ash. «Nada está garantizado, he aprendido eso con seguridad, y simplemente me siento tan bendecido por tener la oportunidad de volver a jugar este deporte».

El junior de cuarto año sufrió una concusión en una derrota la temporada pasada ante Brigham Young, y desde aquella lesión del 7 de septiembre pasado, ha estado luchando por regresar. Intento volver y se ganó un inicio dos semanas más tarde ante Kansas State, pero debió abandonar el encuentro al medio tiempo debido a los síntomas recurrentes y no volvió a jugar en el 2013.

La conmoción dejó a Ash no solamente marginado del fútbol americano, sino también incapaz de asistir a algunos juegos de Texas e incluso, por un periodo breve, sus clases. Recibió una redshirt médica por quedarse fuera y le restarán dos campañas de elegibilidad para recompensar el tiempo perdido.

Ash declinó entrar en detalles sobre lo que atravesó la campaña pasada durante su recuperación. Ahora que ha sanado, dijo que es lo último que desea discutir en estos días.

«Es lo que es. Sucedió. Estoy mejor ahora», declaró Ash. «Como puedes ver, estoy tan preciso como un clavo. Así que todo está bien. Eso se ha acabado y seguimos adelante hacia el futuro».

Pero Ash también reconoció que, durante su batalla por recuperarse en el otoño pasado, muchos se preguntaron si volvería a jugar y si era lo mejor arriesgarse a otra conmoción y un potencial daño a largo plazo.

Ash admite que la idea cruzó fugazmente su mente, pero los médicos y entrenadores de Texas le aseguraron reiteradamente que sería capaz de jugar de nuevo. Esa era su expectativa desde siempre.

«Mucha gente me dijo, ‘Necesitan renunciar a ello, necesitas dejarlo’. Honestamente, nunca realmente pensé en ello», confesó Ash. «En mi cabeza, sabía que iba a jugar».

Ash tuvo varias conversaciones con sus padres, Stephen y Lynn Ash, respecto a su salud y su futuro. Ellos acordaron apoyarlo sin importar qué decidiera, y Ash dejó en claro desde el principio que no estaba acabado.

Su regresó quedó suspendido en abril, a mediados de las prácticas de primavera, cuando sufrió una fractura en el pie izquierdo que lo mantuvo en una bota ortopédica hasta una porción del verano. Los médicos de Texas le otorgaron permiso a Ash para regresar a entrenar de lleno hace un par de semanas.

«Oh vaya, yo pensé que me había bajado del autobús de los problemas, pero me volví a subir por un tiempo», bromeó Ash sobre la lesión en el pie. «Te bajas del autobús de los problemas eventualmente, y ahora lo he hecho y estoy listo para jugar».

Charlie Strong nombró a Ash su mariscal de campo titular hace dos semanas durante los días para medios de la Big 12, citando su experiencia y desempeño en la primavera. Ash entra a su temporada junior con 21 inicios de por vida, 4,372 yardas por pase, 34 touchdowns totales y 18 intercepciones.

«Le dije que lo único que necesito es que administre a la ofensiva», dijo Strong. «No necesito que seas un gran jugador; solamente juega dentro de ti mismo».

Strong también pidió a Ash jugar de manera más inteligente este otoño. Se sentó a platicar con su pasador en el verano y revisaron video de Ash poniéndose en riesgo al tratar de correr por encima de los defensivos.

Strong pausó el video después de algunos golpes y tuvo que preguntar: «¿Qué intentas demostrar?». Tras el duro año al que ha debido sobreponerse Ash, al menos tiene una apreciación más sana respecto a la auto-preservación.

«Me ha dicho que me deslice, y tiene razón», admitió Ash. «No voy a recibir más golpes que no sean necesarios».

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »