NBA

En ruta a los Playoffs

Depende del equipo, en general restan entre 15 y 18 juegos para que finalice la temporada regular. Entonces la suerte estará echada. Los mejores tendrán su ventaja de campo; los buenos tratarán de golpear primero; los insípidos quedarán en la estacada y los colistas soñarán con una buena posición en la lotería del draft al tiempo en que respirarán de alivio tras una campaña deambulando en la sombra de la NBA.

Ley de vida. No importa cuál sea la conferencia, cuál el deporte o cuánta la ilusión. En este caso, 82 partidos determinan parte del devenir, a partir de entonces empieza lo bueno. Cábalas, apuestas, opiniones y competitividad, mucha. Partidos a machete donde un error les puede mandar de vacaciones antes de tiempo o hacerles avanzar peldaño a peldaño a por el campeonato. Sobran los candidatos de uno u otro lado, aunque lo cierto es que puestos a valorar, el futuro campeón podría ser ‘Oeste’, ‘Oeste’ otro, o quizás ‘Este’.

¿Que ‘oeste’, ‘oeste’ otro son mejores que la media de ‘éste’ y ‘éste’? sin duda. ¿Que ‘éste’ y ‘éste’ podrían fulminar en una serie final a ‘oeste’ u ‘oeste’? Absolutamente. Claro como el agua, ¿verdad?

Sí. En la Conferencia en la que se curten jugadores de la talla de Stephen CurryMarc GasolJames Harden hay más potencial que en la que habitan los LeBron JamesAl Horford oDwyane Wade. Lo dicen las cifras alcanzadas en igual número de partidos. Por poner un sólo ejemplo, que Miami Heat aúne un 46.3 por ciento de victorias y San Antonio Spurscuente con un 62.7 por ciento mientras ambos ocupan la séptima plaza de sus respectivas conferencias dice mucho de la nota de corte que existe en cada una. Pero eso no significa que ‘éste’ tenga menos posibilidades de hacerse con el anillo que ‘oeste’. Y viceversa.

Todas estas teorías de favoritismos, lógicas y cálculos pueden desvanecerse en un segundo, en un partido o en una serie, qué más da que la superioridad del Oeste sobre el Este sea impepinable. Centrémonos en lado izquierdo del mapa de Estados Unidos, en la presunta conferencia más fuerte de las dos, en la que residen los que apuntan al cielo, los que viven en una nube de esperanza real, los que fueron y no son y los soñadores.

LOS QUE APUNTAN AL CIELO

Cuánto favoritismo hay en Golden State Warriors, cuánto mérito tiene el contar con un récord de 31-8 contra equipos de su propia conferencia. Ni que decir tiene la férrea defensa de su territorio, donde tan solo han permitido dos derrotas (31-2), eso sí es confianza, eso sí es afición. Donde un candidato como es Curry (23.5 ppj, 7.8 apj y 4.4 rpj) está haciendo un auténtico temporadón. Si hay un equipo que es serio candidato para llegar a la Final y hacerle frente a los dos o tres equipos fuertes del otro lado, esos son los Warriors.

El poderío que mostraron en casi todas las esferas de su juego ante Atlanta Hawks el miércoles dice mucho del estado de forma de un plantel que está llevando su proyecto a otro nivel. Ahora sólo queda que desaparezcan los fantasmas de los playoffs que les apearon en primera ronda el año pasado y en segunda el anterior. Sendos ‘fracasos’ (la sensación era de que los Warriors estaban capacitados para llegar más lejos) constaron el puesto a Mike Woodson.

Con Steve Kerr el plantel ha ganado en movilidad del balón y velocidad, dos ingredientes que les están catapultando a la cima. Pero hay que demostrarlo cuando llegue el momento, porque no vale sólo con ser de esos que apuntan al cielo. LOS DE LA NUBE

En la pomposidad de los puestos de privilegio del Oeste residen varios equipos que, aunque no son favoritos para lograr el anillo, sí tienen posibilidades reales de dejar de la lado a los grandes favoritos, los Warriors. Memphis Grizzlies está viviendo una temporada de ensueño. Su férrea defensa (segundo equipo que menos puntos permite -95.4-) y el estado de gracia de Marc Gasol, Zach Randolph y Mike Conley también están dando sus frutos en un proyecto que lleva varias temporadas gestándose y que llegó a su mejor punto hace dos temporadas tras alcanzar la Final de Conferencia. Este año el propósito es el de llegar más lejos.

Los renovados Houston Rockets, los jóvenes pero experimentados Portland Trail Blazers,Los Angeles Clippers y su espectacularidad eficiente y unos Dallas Mavericks ansiosos por repetir el éxito de la temporada 2010-11 también ocupan esta nube que podría llevarles alto, pero que al mismo tiempo podría esfumarse en una atmósfera de lo más competitiva.

Estos equipos han cometido errores puntuales que podrían determinar su devenir de ser repetidos en la postemporada y, aunque están en un lugar esperanzador, con buenos números, con estrellas del calibre de James Harden, Damian LillardBlake Griffin o Monta Ellis y con muchas ganas de agradar, lo cierto es que tendrán que alcanzar la perfección para poder ganarse unas vacaciones relajadas con la satisfacción de haber llegado lejos.

LOS QUE FUERON Y NO SON

Todos esperábamos que tanto San Antonio Spurs como Oklahoma City Thunder volvieran a estar en las primeras posiciones del Oeste. Los vigentes campeones se han desinflado tras el éxito cosechado el año pasado y tras las Finales perdidas el anterior frente a Miami Heat. Es como si hubieran eliminado tensiones, como si se desfogaran tras dos largas temporadas de éxtasis. No parece que sea relajación porque eso es inviable en un equipo dirigido por Gregg Popovich, quizás sea el hambre, el cansancio de dos años intensos. Un mes de diciembre flojo y un bache en febrero han relegado a los Spurs a una séptima posición alejada de las pretensiones iniciales. Quedan muchos partidos y no pueden existir errores como los del juego ante los Knicks de Nueva York si quieren atar la postemporada lo antes posible.

El Thunder es un caso diferente. Las lesiones de sus dos estrellas en diferentes momentos de la temporada fueron una losa demasiado pesada. Kevin Durant se ha perdido 47 partidos, y aunque está próximo a regresar, su vuelta sigue retrasándose. Russell Westbrook también estuvo en el dique seco durante 15 juegos y ahora Serge Ibakatambién ha tenido que pasar por la enfermería (con intervención quirúrgica en la rodilla incluida). Sin Durant y Westbrook, OKC tuvo un inicio de campaña complicado pero luego lograron rehacerse gracias a un mes de febrero espectacular. Veremos si logran minimizar daños sin la sólida presencia del internacional español, porque le pisan los talones dos equipos que sueñan con la machada.

LOS SOÑADORES

Ansiosos por aprovechar los baches del Thunder y Spurs se encuentran dos formaciones que sueñan con meter los dos pies en los playoffs. Las opciones son reducidas porque dependen de los estragos que pasen esos que fueron y no son, pero por ahora están manteniendo el ritmo de cerca. Los New Orleans Pelicans (55.2 por ciento) y Phoenix Suns(51.5 por ciento) estarían entre los ocho primeros de coexistir en el Este.

Anthony Davis es el buque insignia de los Pelicans y tiene motivos para soñar con lograr la octava posición. Otra cosa es que lo consiga. En los Suns, se produjo una repentina reestructuración en la ventana de febrero. Goran Dragic e Isaiah Thomas se marcharon mientras que Brandon Knight recaló en la franquicia. Desde entonces, los de Arizona no han podido encadenar una racha de victorias que es condición absoluta para lograr seguir el rastro del Thunder.

 

Fuente

AP

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »