NBA

Que pasa realmente con Blake Griffin

En total, Griffin se ha perdido 40 encuentros contando con el de Portland y los augurios no son nada halagüeños en cuanto a su retorno.

Últimamente, a Blake Griffin se le suele ver entrar en el Staples Center antes de los partidos. Llega para no ponerse el mono de trabajo, se enfunda en un atuendo acorde con los códigos de vestimenta de la NBA. Así ve los encuentros, desde el banquillo, alentando a sus compañeros con sus 2.08 metros de altura, con su saco bien colocado, como si no hubiera roto un plato en su vida y deseando poder ayudarles en la cancha. Pero no puede.

Por un lado, porque todavía no está formando parte de las prácticas al ritmo normal de sus compañeros, es decir, no está teniendo contacto físico con ellos por culpa del cuádriceps. El ala-pívot se ha vuelto a resentir de la lesión que le impidió jugar durante 13 encuentros entre finales de diciembre y finales de enero. Por el otro, porque aunque estuviera recuperado es necesario que cumpla cuatro partidos de sanción por agredir a uno de los utileros del equipo en Toronto, la noche anterior al encuentro ante los Raptors del 24 de enero. Se partió la mano y aunque Doc Rivers afirmó este jueves antes del encuentro antePortland Trail Blazers que ya la tiene recuperada, a la suma se le añadieron 26 encuentros más.

En total, Griffin se ha perdido 40 encuentros contando con el de Portland y los augurios no son nada halagüeños en cuanto a su retorno. Los Clippers han activado el modo veleta con respecto al estado en el que se encuentra el jugador de 27 años de edad. Hace un mes exacto, Rivers afirmó que a Blake le quedaba poco, que tras verlos practicar aquella mañana se hizo la pregunta de por qué no podía contar con él para aquel partido. “Luce bien”, llegó a comentar ante la prensa antes del encuentro ante Denver Nuggets.

Un mes después, el discurso ha cambiado y el desconcierto reina en una situación que pasó del esperpento al ridículo en un chasquido. Ahora nos encontramos en una fase inerte en la que ni siquiera se sabe si Griffin será capaz de jugar algún partido antes de los playoffs.

Lo que está es intentando volver a la duela. No estamos guardando secretos oscuros ni nada de eso”, afirmó Rivers antes del encuentro ante los Trail Blazers. “Blake ya está recuperado de la mano y tiene que mejorar de la pierna. Se está acercando, eso es lo que me están diciendo, pero hasta que no pise la duela no se sabrá nada. Espero que eso suceda pronto. No tengo conocimiento de mucho más, sólo digo lo que deseo”, agregó.

El desconcierto ha contagiado hasta al propio coach, que ya no sabe qué pensar. Trata de hacer encaje de bolillos con sus ideas mientras su equipo ha perdido cinco de los últimos seis partidos (antes del juego ante Portland). Rivers observa a Griffin correr, lanzar a canasta, pero nada más. Lleva tres meses sin verle en acción y la preocupación es evidente de cara a los playoffs. La rotación se resiente y la presión está recayendo principalmente en Chris Paul. En este punto de la campaña, la piernas pasan factura y ésa es sin duda una de las razones que están llevando a los Clippers a vivir su peor momento de la temporada desde noviembre (2-7 entre el 4 al 25 de noviembre).

Su próximo paso es practicar. No hay nada que no pueda hacer, solo que no puede jugar con contacto. Ése es su próximo paso”, apuntó Rivers sobre en qué punto se encuentra su pupilo.

Tras la cita ante Portland, a los Clippers le restan 11 encuentros de temporada regular. Contando con los cuatro que se perderá por sanción, al ala-pívot le quedarían ocho citas para intentar acostumbrarse a sí mismo y al resto del equipo en el caso en que esté recuperado de cara al próximo domingo, algo que parece muy improbable. La cuenta regresiva continúa acechando y la teoría de que Griffin no verá la duela hasta los playoffs cada vez toma más sentido.

Fuente: espndeportes.com

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »