Artículos de Opinión

Liga Nacional de Baloncesto Femenina hasta que Dios lo permita

Gracias a Dios recién culmina la primera versión de la Liga Nacional de Baloncesto Femenina (LNBF), en el cual se proclamaron campeonas las Olímpicas de La Vega y con el logro obtenido, su nombre quedará impregnado en la historia del baloncesto dominicano por estrenar la Copa Don Máximo Bernard.

Debemos felicitar a la Federación Dominicana de Baloncesto (FEDOMBAL), Ministerio de Deportes y Recreación (MIDEREC) y al grupo de personas que tomaron la iniciativa de lanzar este proyecto y que se involucraron de una forma u otra a colaborar a que la LNBF sea una realidad encabezado por su presidente, el profesor Fernando Teruel.

Previo al inicio del torneo desconocía del talento y tecnicismo con el que contamos en esta rama deportiva, quizás por falta de información o dejadez, el fin es que pude identificar que más allá de las jugadoras de la Selección Nacional de Baloncesto Femenina como Sugeiry Monsac, Génesis Evangelista, Melissa Santos, Carola Hernández, Jennifer Estrella, Sol Milena Arias, Andreina Paniagua y demás, tenemos un grupo de jóvenes que viene subiendo y explotando entre las que se encuentran Luz Figuereo, Yennifer Jiménez, Esmery Martínez, Ángela Asencio, entre otras que al igual que las antes mencionadas son buenas jugadoras.

Debemos seguir apoyando esta liga para seguir descubriendo a muchas chicas con habilidades para practicar el baloncesto, pero que en ocasiones por la falta de oportunidades para desarrollarse en esta disciplina se desmotivan echando a un lado el talento que tienen. De igual forma es prudente reclamar y hacer el llamado a las instituciones privadas a que respalden y patrocinen este evento, específicamente a los de la capital, ya que en el interior fue muy pero muy notable el respaldo de las empresas y del público, no ocurriendo lo mismo en la llamada urbe de República Dominicana.

Dentro de muchas cosas buenas, aún hay aspectos a mejorar ¿Cuáles? Seguridad, condiciones de las infraestructuras y en cierta parte el arbitraje.

Sin excusa de que este es el primer año del torneo y donde se deben dejar pasar por alto muchas. La seguridad fue muy mínima y en ocasiones nula, no es posible que casi al final del torneo es donde se coloquen algunos policías y militares para evitar o controlar disturbios y mucho más preservar la integridad física de las atletas y de los que se dieron cita a cada encuentro.

Es muy vergonzoso y penoso ver a estas muchachas jugar bajo un sofocante calor, en tabloncillos deteriorados y sin un área de vestidores.

En cuanto al trabajo de los árbitros que participaron fueron muy permisivos con los contactos físicos y erráticos con las llamadas, provocando que a veces las cosas se les escaparan de control.

Ya para los años por venir se deben ir solucionando cada aspecto que pueda hacerle daño al torneo. Es bueno aclarar que la crítica no es a la organización, sino que, hay detalles a mejorar  es un compromiso el que debemos asumir  para que así tengamos Liga Nacional de Baloncesto Femenina hasta que Dios lo permita.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »