El estadounidense cronometró 1:56.36 minutos en la prueba individual y resistió una feroz arremetida final del japonés Masato Sakai, que lo escoltó a cuatro centésimas y se quedó con la medalla de plata.

El húngaro Tamas Kenderesi, que había sido el más rápido en las preliminares, se llevó el bronce. Quedó a 26 centésimas y nunca amenazó a Phelps, como tampoco lo hizo el sudafricano Chad le Clos, quien había vencido al estadounidense hace cuatro años en Londres. Le Clos finalizó cuarto, lejos.

En el relevo sus compañeros le dieron una cómoda ventaja que Phelps conservó corriendo la cuarta posta.

Los oros del martes se sumaron al que había ganado Phelps el domingo en el relevo de 4×100 libre.

El estadounidense tiene por delante otras dos pruebas individuales y un relevo.