NBA

Curry le alegra la vida a un niño con leucemia

La condición de MVP no sólo se exhibe a base de triples, canastas imposibles y pases magistrales. Para Stephen Curry este galardón va mucho más allá y el honor de ostentar esta categoría también se debe demostrar fuera de la cancha.El base de los Warriors aprovechó su paso por Indiana para visitar a Brody Stephens, un joven fan de siete años que libra la batalla más dura de su vida al enfrentarse a la leucemia (sufre una leucemia linfoblástica aguda) por segunda vez en su, de momento, corta vida.
Curry no dejó escapar la ocasión y se presentó en un hospital de Indianápolis donde el joven Brody lleva ingresado desde diciembre de 2015. Casi un año sometiéndose a quimioterapia, mientras espera un trasplante de médula para seguir sonriendo aferrado a la vida.
El joven Brody, un superfan de Curry que duerme en el hospital con una manta y una almohada del dos veces MVP de la NBA, no pudo contener la emoción ante la visita de su ídolo, con el que además de risas intercambió camisetas firmadas que ya se han convertido en su más preciado tesoro.

El jugador de los Warriors se enteró de la historia de Brody la temporada pasada y aprovechando su paso por Indiana quiso mostrarle su apoyo y su admiración al enfrentarse por segunda vez a esta terrible enfermedad.Con apenas 18 meses los médicos le diagnosticaron leucemia mieloide aguda. Era un 4 de julio de 2010 y toda la familia se ‘mudaba’ al hospital para luchar junto al joven Brody. Fueron meses de insomnio, sinsabores, angustia y alegría final.

Con apenas dos años de vida la quimioterápia había funcionado y tras meses y años de revisiones y pruebas los médicos diagnosticaron que Stephens estaba completamente recuperado.
Fue un espejismo. El destino se guardaba un nuevo golpe cruel para el joven Brody. En un partido de baloncesto, en diciembre de 2015, el pequeño de seis años se fue a la banda del pabellón donde estaba jugando. Allí se acercó a su padre, que también era su entrenador, y le dijo que ese día no podía más, que se encontraba exhausto. Fue entonces cuando Jason Stephens supo que la pesadilla había vuelto.
Un test de médula osea arrojaba el peor de los resultados. La leucemia había vuelto, pero en otra versión diferente. Brody sufre una leucemia linfoblástica aguda completando el raro círculo que es que un mismo individuo sufra dos tipos de leucemia distintos.Brody tiene que volver a luchar día y noche mientras espera su trasplante de médula. Tiene donante, pero debe esperar a que el nivel de células afectadas esté a un 0,1% para afrontar con garantías la operación. De momento, las sesiones de quimio han conseguido rebajar el nivel a un 0,5. Buenas cifras, pero que de momento no son suficiente para someterse al trasplante.

Toca esperar entre sus juegos con sus Lego y sus ‘partidos’ de baloncesto por el pasillo del hospital. Una espera que para Brody se hará menos larga cada vez que mire en su mesilla y vea la foto que se hizo con Stephen Curry el día que el MVP de la NBA le fue a visitar.

PIO DEPORTES

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Mas Populares

To Top
Language »